• MundoNews

Antiasiáticos: El otro racismo que golpea a Estados Unidos

Un triple ataque contra mujeres asiáticas en Atlanta, que dejó 8 muertos, revela una verdad no muy difundida: la discriminación contra las personas con rasgos orientales en EE.UU. Esa tendencia que creció y se multiplicó un 150% en 2020, en medio de las críticas de Donald Trump contra China por el COVID 19. Una realidad que ya conocen afroamericanos y latinos.


Por Gabriel Michi



Se sabe que los afroamericanos en los Estados Unidos sufren todo tipo de discriminaciones y violencia institucional que los "blancos". También es conocido que lo mismo ocurre con los latinos. Pero lo que quizás se ignora es que otra minoría étnica es víctima de esos agravios y ataques. Se trata de los asiáticos. Y, en la tarde del 16 de marzo, se dio un episodio policial en el Estado de Georgia que quizás reflejó la cara más brutal de ese fenómeno: un joven atacó en menos de una hora tres casas de masajes dejando 8 muertos, cinco de ellas eran mujeres con rasgos asiáticos que trabajaban en esos spa. Y, si bien aún se desconoce qué fue lo que motivo a Robert Aaron Long, de 21 años, a entrar en esos lugares y provocar semejantes masacres, la hipótesis más fuerte apunta a un odio racial contra los asiáticos. Algo que no es nuevo en EEUU: durante 2020 los ataques contra ellos se multiplicaron un 150%, mientras el entonces presidente Donald Trump acusaba a China por el origen del COVID 19. Lo llamaba "el virus chino" y sus huestes seguían con aplausos y cánticos aquellas acusaciones.



Robert Aaron Long, 21, autor de la "Masacre de Atlanta"

Lo ocurrido en Georgia fue un raid delictivo que conmocionó a todos. El primer ataque ocurrió en "Young’s Asian Massage", un spa cercano a la localidad de Acworth, a unos 50 kilómetros al noroeste del centro de Atlanta. Cuando la Policía llegó al lugar, alertada por un aviso de tiroteo, se encontró con un cuadro dramático: cinco personas heridas de bala. Dos ya se encontraban muertas, otras dos fallecieron en el hospital y la quinta permanece internada en estado delicado.


Menos de una hora después, otras tres personas fueron encontradas muertas en el "Gold Massage Spa" en Piedmont Road, en Atlanta. Y una persona también fue hallada asesinada en el "Aroma Therapy Spa", justo del otro lado de la avenida. Seis de las ocho víctimas fatales fueron mujeres asiáticas (también fallecieron un hombre y una mujer "blanca"), a las que Robert Aaron Long ultimó en menos de 45 minutos, antes de huir a toda velocidad con su vehículo. Tres horas después, tras una peligrosa persecución la Policía logró detenerlo en el condado de Crisp, a unas 241 kilómetros al sur de Atlanta, a bordo de un Hyundai Tucson que quedó registrado en las cámaras de seguridad de los locales atacados.


La secuencia del video de uno de los locales donde el criminal atacó a mujeres asiáticas. (Policía de Cherokee)


¿Crímenes de odio?


Si bien aún las autoridades no confirmaron que lo ocurrido en Georgia tenga relación con una cuestión de crímenes de odio racial, organizaciones vinculadas a las comunidades asiáticas en Estados Unidos, están convencidas que de eso se trata. Los responsables de la campaña "Stop AAPI Hate", creada en 2020 en medio de las crecientes agresiones contra asiáticos por la Pandemia de COVID 19, señaló: "Los tiroteos de mujeres asiático-americanas reportados el martes en Atlanta es una tragedia indescriptible, para las familias de las víctimas en primer lugar, pero también para la comunidad de AAPI, que se ha estado recuperando de los altos niveles de discriminación racial".


Esta campaña para alertar por el aumento de casos de agresiones fue creada por el Consejo de Política y Planificación de Asia Pacífico (A3PCON), China para la Acción Afirmativa (CAA) y el Departamento de Estudios Asiáticos Americanos de la Universidad Estatal de San Francisco, y no sólo sirve para concientizar lo que está ocurriendo sino para llevar un registro de estas agresiones. Allí detectaron que esos agravios aumentaron un 150% durante la Pandemia. Ellos registraron 3.795 ataques entre el 29 de marzo de 2020 y el 28 de febrero de 2021 y no quiere decir que sean todos.


- El 68% fueron agresiones y acosos verbales. Algunos de ellos también sumaron al 20% de "rechazos" o "evasiones" por su condición de asiáticos.

- EL 11% llegaron a ser agresiones físicas.

- El 8,5% fueron violaciones de los derechos civiles, por ejemplo, discriminación en el lugar de trabajo, denegación de servicio y estar excluidos del transporte

- El acoso online representa el 6,8% del total de incidentes.


De acuerdo con este registro que hicieron a través de "Stop AAPI Hate", las mujeres denuncian incidentes de odio 2,3 veces más que los hombres. Y los chinos son el grupo étnico más grande (42,2%) que informa haber experimentado odio, coincidentemente con los ataques públicos de Trump hacia ese país por el origen del Coronavirus. Le siguieron los coreanos (14,8%), los vietnamitas (8,5%) y los filipinos (7,9%).



El gráfico de "Stop AAPI Hate" muestra los lugares y el tipo de agresiones que recibieron los asiáticos en EEUU.



Otro estudio, realizado por el Centro para el Estudio del Odio y el Extremismo de la Universidad Estatal de California, señala que al menos hubo 122 incidentes de crímenes de odio contra los estadounidenses de origen asiático en 16 de las ciudades más pobladas del país en 2020, lo que representó un aumento de casi el 150% con respecto al año anterior.

“Creo que el liderazgo político de Trump realmente puso un blanco en las espaldas de las personas que se perciben como chinas. Es sinofobia ”, expresó Chris Kwok, miembro de la junta de la Asociación de Abogados Asiático-Estadounidense de Nueva York, en un artículo de Voice Of America.


En dicho reporte, en Nueva York, que tiene una importante población asiática, la Policía investigó un récord de 28 incidentes que involucraron a víctimas asiático-estadounidenses, nueve veces más que en 2019. También se multiplicaron de manera exponencial en Filadelfia, Cleveland , San José y Los Ángeles. "Si bien la mayoría de las ciudades experimentaron una disminución general de los delitos de odio, incluidos los ataques contra grupos que recientemente se habían disparado como los judíos, los ataques contra los asiáticos aumentaron materialmente en la mayoría de las ciudades y solo disminuyeron en una: Washington, DC", concluyó Brian Levin, director ejecutivo de "The hate", centro de investigación del extremismo.


Específicamente, en el Estado de Georgia, donde ocurrió el brutal asesinato de las 8 personas, en el período marzo 2020-febrero 2021, se informaron 32 incidentes de odio, según "Stop AAPI Hate", que también señaló: "Si bien el número total puede parecer pequeño, refleja un tendencia significativa encontrada en Estados de todo el país en 2020: se culpa a los estadounidenses de origen asiático la pandemia de COVID-19 y enfrentando el racismo y la discriminación como resultado. Desafortunadamente, varios funcionarios electos también se han involucrado en el uso de retórica racista contra los asiático-americanos".


Y continúan en su descripción: "El presidente Trump se ha referido repetidamente al COVID-19 como el 'Wuhan virus', 'el virus de China', 'la plaga de China' e incluso la 'gripe Kung'. El presidente Trump no es el el único líder federal electo para usar este lenguaje: los senadores John Cornyn, Tom Cotton y Kelly Loeffler se ha unido al presidente para culpar a China o la cultura china por la propagación de la enfermedad. Dicho lenguaje da ímpetu a quienes buscan discriminar a las AAPI e incluso potencialmente pone en peligro a los estadounidenses de origen asiático".


Carteles con la leyenda "Las vidas asiáticas importan", emulando la campaña de "Black Lives Matter".

La ONU, preocupada



En octubre de 2020, la propia ONU manifestó su preocupación por os crímenes de odio contra los asiático-estadounidenses que se dieron en territorio norteamericanos. Afirmaron que alcanzaron un "nivel alarmante" en todo Estados Unidos, y responsabilizaron al presidente Donald Trump por "validar la intolerancia de los perpetradores". En el informe, citaron más de 1.800 incidentes racistas contra estadounidenses de origen asiático entre marzo y mayo de 2020 y los vincularon a las acusaciones generadas por el origen de la Pandemia. También argumentaron que las autoridades estadounidenses "no han tomado las medidas necesarias para detectar, monitorear y prevenir incidentes racistas y xenófobos", y eso derivó en un "estado de impunidad" para los agresores.


En el camino, hubo todo tipo de situaciones. Por ejemplo:


- Una mujer japonesa-estadounidense que caminaba en Los Ángeles, California, con su hijo de dos años, dijo que un hombre blanco bajó la ventanilla y dijo: "Dígale a su hijo cuando sea mayor que China hizo todo esto".


- En una tienda de comestibles en las afueras de Scranton, Pensilvania, un hombre gritó: "Esta pandemia no habría sucedido si se hubiera quedado en el país al que pertenece", marcado con un insulto racial.


- Un hombre de 84 años de Tailandia murió a fines de enero después de ser atacado en su caminata matutina en San Francisco.


- Días después, un hombre asiático de 91 años fue empujado violentamente al suelo en el barrio chino de Oakland.


- La semana pasada, una mujer de 64 años fue asaltada afuera de un mercado vietnamita en San José, California.


- Y un hombre filipino de 61 años fue acuchillado en la cara la semana pasada en el metro de la ciudad de Nueva York.


Eso, por citar algunos casos puntuales, pero son muchos más. Hoy los asiáticos-norteamericanos sufren por la masacre de Atlanta. Allí perdieron la vida Delaina Ashley Yaun, (33), Paul Andre Michels (54), Xiaojie Yan (49) y Daoyou Feng (44). Los nombres de las otras cuatro víctima todavía se desconocen. Lo que no se desconoce es cómo se llama ésto: odio racial.




20 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo