• MundoNews

Chaco: cuando la Justicia tarda 40 años pero al final llega

En el juicio por el caso más antiguo de los Tribunales argentinos declararon "culpable" a Noemí Alvarado (82) por haber sido cómplice de su marido (un diputado que ya murió) en los abusos sexuales contra dos niñas, Rosalía y Belén, ocurridos hace cuatro décadas. La sentencia a 7 años de prisión efectiva, que cumplirá en su domicilio, es histórica y se pudo dar por la Ley de Respeto al Tiempo de las Víctimas. Eso abre la esperanzas a muchos otros.


Por Gabriel Michi


Rosalía Alvarado y Belén Duet lograron que la Justicia haga justicia, aunque hayan pasado cuatro décadas.


Cuatro décadas debieron pasar. Y una catarata infinita de dolor. Y lucha. Pero esa pelea rindió sus frutos y hoy se puede decir que al fin la Justicia despertó. E hizo justicia. Y es que la Cámara Tercera en lo Criminal de la provincia Chaco encontró culpable a Noemí Alvarado (82) de haber sido cómplice (partícipe necesario, en realidad) de los casos de abuso sexual que su marido, el fallecido diputado Daniel Pacce, llevó adelante contra dos niñas: Rosalía Alvarado (sobrina de la mujer) y Belén Duet. Eso fue desde fines de los años '70 y hasta bien avanzada la década del '80, cuando las pequeñas apenas tenían 3 y 5 años, y hoy las "sobrevivientes" de aquellos hechos aberrantes pudieron escuchar la condena a 7 años de prisión efectiva contra la viuda de Pacce. Por su edad, esa sentencia la cumplirá en su domicilio, algo que incluso las querellantes habían aceptado porque no buscaban venganza sino justicia. Sus abogados habían pedido 15 años de prisión, la Fiscalía 10 y la defensa de la imputado solicitaron la absolución por "prescripción". Finalmente fueron esos 7 años. Y lo más importante: la declaración de culpabilidad y de la imprescriptibilidad. Si incumple las pautas establecidas de la prisión domiciliaria se le podría revocar ese beneficio.


Este caso es emblemático y su resolución es histórica no sólo por ser la primera a la que se puede llegar por la aplicación de la "Ley de Respeto al Tiempo de las Víctimas", sino porque abre el camino a todos/as aquellos/as que sufren el tortuoso silencio por haber sido abusados en sus infancias. Es una esperanza colectiva para tantos sufrientes. Para tanta injusticia. La valentía y el coraje de Rosalía y Belén sirvieron para que otra historia se empiece a escribir en la historia judicial argentina.


Noemí Alvarado fue encontrada culpable de ser cómplice de su marido (fallecido) de los abusos de Rosalía y Belén.

La docente ahora condenada fue encontrada culpable de los delitos de "corrupción de menores" y "partícipe necesaria del abuso sexual" de las dos niñas. La Cámara Tercera en lo Criminal, presidida por Ernesto Azcona, e integrada por Virginia Ise y Natalia Kuray, fue la que dictaminó la sentencia 158/21 que es la que condenó a Noemí Alvarado como "autora responsable del delito de corrupción a la promoción de menores agravada por ser las víctimas, menores de 12 años de edad, en concurso ideal con abuso deshonesto". Esos hechos aberrantes, situados entre los años 1979 y 1984, ocurrieron en el domicilio de los victimarios en la calle Cervantes 238 de la capital chaqueña, donde se aprovecharon de la confianza que las familias de las niñas tenían en este matrimonio. En la acusación contra Noemí Alvarado se graficó cómo ella actuaba como una especie de "entregadora" de las niñas a la perversidad de su marido.


Después de escuchar la sentencia, Rosalía le contó entre lágrimas a MundoNews: "Esto es muy bueno. Puede ser una esperanza. Un rayo de luz para los sobrevivientes que todavía están en el silencio o están esperando llegar a juicio, o están con su causas trabadas por prescripciones. Me parece que es un antecedente que puede servir para ayudar a sanar y aliviar la vida de todos ellos". Y continuó: "Por ahí la gente no sabe o no conoce y a partir de esto pueda animarse a salir del horror. Y eso alivia la vida. Si uno tiene la vida más liviana y puede ser más feliz va a ser mejor como persona. Y eso nos ayuda como sociedad. Ojalá que el mundo sea un lugar mejor para todes. Luchamos por eso".


Cuatro décadas pasaron, pero como dice la canción de Gustavo Cerati: "Tarda en llegar, pero al final hay recompensa". Y esa recompensa hoy se llama justicia.








La historia y los testimonios de las víctimas


En MundoNews se detalló en notas anteriores los antecedentes de este caso que hoy llega a una sentencia histórica. Y para dimensionar lo ocurrido sólo basta con leer los relatos de Rosalía y Belén, dos mujeres que con su lucha y su dolor a cuesta hoy permiten que se empiece a transitar un camino que parecía imposible para aquellas personas que fueron víctimas de abusos sexuales en su infancia y que llevan esos fantasmas impregnados en sus almas cargadas de silencio.









El Testimonio de Rosalía