• MundoNews

El año que vivimos en peligro

La Pandemia del Coronavirus cambió la agenda y la realidad de todo el Mundo. El COVID 19 se propagó a una velocidad desconocida y desafió a la ciencia como nunca antes. No supo de fronteras geográficas ni políticas, ni económicas, ni sociales. Nadie pudo escapar al mal.


Por Gabriel Michi



Inolvidable. Una palabra que suele utilizarse positivamente para describir algo que permanecerá en la memoria. Sin embargo, este 2020 será "inolvidable" por una cuestión negativa: la irrupción y difusión sin control del Coronavirus. En un año -desde que las autoridades de la ciudad china de Wuhan informaron de la aparición de un virus desconocido- el COVID 19 contagió a más de 80 millones de personas, avanzó sobre 188 países en el Mundo y dejó casi 1,8 millones de muertos. Y colocó a este 2020, sin guerras mundiales, en un lugar escalofriante. Fue el año que vivimos en peligro.


La curva de contagios de COVID 19 se aceleró a medida que transcurría el 2020. Gráfico: Universidad John Hopkins.


Cuando a fines de diciembre de 2019 Wuhan se topaba con esta variación del SARS, nadie se imaginaba lo que iba a ocurrir en todo el Planeta. Esta ciudad de 11 millones de habitantes, capital de la provincia de Hubei, en el centro de China, acaparaba la atención de todo el Mundo. Si bien hay datos que señalan que el primer caso podría situarse a mediados de noviembre del año pasado, la información oficial llegó al concluir el 2019. En un mes desde esa confirmación (a fines de enero de 2020) ya había casi 10.000 contagios y 213 muertos. Y el virus ya había llegado a otros continentes, entre ellos América y Europa. A partir de allí empezaría un espiral que se iba acelerando y diseminando de una manera descontrolada. Para mitad de 2020, ya se acumulaban 10,5 millones de contagios y los fallecidos superaban los 510.000 en todo el Mundo. Medio año después, la cifra de casos se multiplicó por 8, superando los 80 millones de personas, y los muertos en estos seis meses son más del triple, casi 1,8 millones. Y, si bien con esto los había un muerto cada 20 contagiados y hoy es un fallecido cada 44 casos (es decir, la tasa de letalidad se redujo a la mitad), impresiona el número de casos activos: a un año del inicio de la Pandemia, este 2020 se despide con más de 33 millones de personas transitando la enfermedad.



Evolución de la cantidad de muertes en el Mundo por COVID 19 en 2020. Gráfico: Universidad John Hopkins.

Es más, el 2021 iniciará con alrededor de medio millón de nuevos contagios por día y alrededor de 10.000 fallecidos cada 24 horas en el Planeta. Y, en ese contexto, en algunos países del Mundo ya comenzó la vacunación en tiempo récord ya que en menos de un año se consiguieron varios emprendimientos al respecto. Las vacunas Sputnik V, del Instituto Gamaleya de Rusia, y la que desarrollaron los laboratorios Pfizer-BioNtech picaron en punta y fueron las primeras en ser aprobadas y aplicadas. La Sputnik debutó en su Rusia natal y después llegó a la Argentina, donde 300.000 dosis comenzaron a ser utilizadas en el personal médico e 29 de diciembre. La de Pfizer debutó en el Reino Unido y luego se extendió a Canadá, Estados Unidos, la Unión Europea -entre otros países del primer mundo- y en América Latina en México, Chile y Costa Rica. Todavía hay escasez de provisión a nivel planetario y la cantidad de dosis son mínimas, frente a las necesidades y demandas existentes, pero la esperanza está en marcha y se espera que otras vacunas, como la de la Universidad de Oxford y AstraZeneca estén aprobadas y disponibles en el futuro inmediato. Más de 7.500 millones de personas que habitan este Planeta los esperan con ansias.


En Rusia y el Reino Unido se aplicaron las primeras vacunas. En Moscú fue la Sputnik y en Coventry la de Pfizer.


Crisis económica y el rol del Estado



Según los cálculos del Fondo Monetario Internacional (FMI), a raíz de los efectos de la Pandemia de Coronavirus, el PBI del Mundo caerá en un 4,4% en promedio en este 2020. Pero con países que verán retrotraer su economía hasta casi un 15%. Hacía décadas que el Producto Bruto mundial no descendía, lo que demuestra la envergadura de la crisis. Y eso se traduce en más pobreza y desempleo en todo el Planeta.


El Banco Mundial (BM) sostiene que la pobreza extrema mundial aumentará como nunca lo había hecho en 20 años. Mientras que en 2015 alcanzaba al 10,1 % de la población, eso se redujo al al 9,2 % en 2017. Pero esa tasa crecerá inexorablemente al finalizar este 2020. Pobreza extrema que abarca a personas que viven con menos de dos dólares por día.



El derrotero de la Pandemia y los cierres -necesarios- de las actividades económicas y las cuarentenas para evitar que el virus se propague a más alta velocidad, llevó a los Estados de todo el Mundo a cumplir un rol protagónico para apaciguar los efectos de la crisis en su sociedad. Y eso se tradujo en que, según el FMI, los distintos países hayan tenido que destinar más de 12 billones de dólares para en "amortiguar el golpe" del Covid-19. Para el FMI, esas ayudas "han salvado vidas y medios de subsistencia", resaltó el organismo.


Eso implicó que, además del parate de las economías y la consiguiente pérdida de recaudación fiscal, los subsidios y salvavidas estatales aumenten la deuda pública mundial , lo lleva a su máximo histórico y que, por primera vez en la Historia, ronde el 100% del Producto Bruto Interno internacional. Hay más de 30 países en donde su deuda representa más de la totalidad de su PBI. Y, en paralelo, que los déficits en sus presupuestos aumentaron del 3,9% del PBI hasta llegar al 12,7%.


Pero si esos planes de ayuda no hubiesen existido, la situación sería aún más traumática. Casi terminal. El rol de los Estados fue un aliciente indispensable para que la crisis no termine en una catástrofe aún peor. En un año donde todo, o casi todo, fueron malas noticias, eso y la solidaridad que se despertó en las sociedades fueron unas de las pocas cosas que hicieron más vivible este 2020. El año en que vivimos en peligro.




19 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo