• MundoNews

In Memorian: Donde los muertos por COVID 19 no son un número

Actualizado: jul 12

Distintos espacios e iniciativas se convirtieron en verdaderos mausoleos para homenajear y corporizar a las víctimas de la Pandemia. En Brasil, con una poética increíble, reliquia.rum rescata la historia de mujeres que partieron. En Italia, familiares cuentan las historias de los suyos en una página de Facebook. Varios medios le pusieron nombre y apellido a cada una de los fallecidos. La idea: no olvidar sus vidas ni esconderlas detrás de la fría estadística.



Por Gabriel Michi



Se fueron. Se evaporaron. No hubo siquiera posibilidad de despedirlos. Sus nombres se desvanecieron. Fueron devorados por números. Y, cada día, ese agujero negro se fagocita sus historias. El dolor de sus deudos, encima, recibió ese otro puñal. El del olvido social. Los muertos por el Coronavirus en el Mundo sufren esa otra muerte. La de convertirse sólo en una estadística. Y, con eso, la posibilidad de elaborar el duelo por parte de sus seres queridos también se desvanece tortuosamente.


Frente a esta realidad tan dolorosa han surgido iniciativas para que el olvido no sea tal. Una suerte de mausoleos virtuales que vienen a homenajear la memoria de los que ya no están por culpa del COVID 19. Que le ponen cuerpo y vida a esos números en los que los han convertido. Para que se sepa que detrás de cada uno hay historias, familias, sentimientos. Buscando que se corporicen y no sean tapados por las estadísticas.


Una fenomenal experiencia se está dando en Brasil. Se llama reliquia.rum (a través de Instagram) y allí la antropológa Débora Diniz rescata historias de mujeres que partieron en medio de la Pandemia y que se convirtieron en una cifra más para el Estado. Ese abordaje de Diniz, junto al magnífico trabajo del artista Ramón Navarro, es pura poesía rememorativa. Con las ilustraciones de Navarro acompañando cada historia se construye el homenaje que merece cada una de esas mujeres, con determinados signos en las figuras que representan algo de lo que las constituyeron en vida. Y, así, las corporizan en la memoria para que sus deudos puedan tener ese emotivo réquiem, ese relicario, y que nadie las olvide. Que dejen de ser un número. Que sean personas. Que sean vidas.


En diálogo con MundoNews, Diniz lo ejemplifica con una escena dramática que se ha repetido en todo el Mundo. Y en Brasil en particular: "Uno se enferma, se va para el hospital y no retorna. Y la gente no hace siquiera los rituales fúnebres de despedida. Así que este relicario surgió como un acto político, para hacer el duelo, como un registro estético y de recordatorio público de que hay vidas que se van, que hay vidas que desaparecen pero que tienen amores, vínculos, historias. Y que los noticieros intentan olvidarse, al poner sólo número"


Reliquia.rum surge en un contexto especial. En el Brasil de Jair Bolsonaro. Y, como cuenta la excelente periodista Luciana Peker, en una nota en el sitio Infobae, Débora Diniz debió exiliarse a los Estados Unidos en 2018, producto de las amenazas recibidas por su posición a favor de la legalización de aborto. Hoy, ese país de América Latina que se ha convertido en uno de los peores focos de la Pandemia a nivel mundial. Un lugar en el que la indolencia e irresponsabilidad de su Presidente (quien también contrajo el mal) llegó a límites inhumanos donde cada día los fallecidos se cuentan por miles, superando en el mes de julio los 70.000 en total. Esa abrumadora cifra invisibiliza sus historias.





- MundoNews: - ¿Cómo surgió la idea de reliquia.rum?

- Débora Diniz: Reliquia.rum es un relicario, un álbum de memorias. Son memorias de fotografías de mujeres imaginadas pero de historias reales. Y es una combinación de los números de la Pandemia, de los noticieros, con la imaginación de un pasado que ninguno de nosotros hasta este momento ha vivido. Por eso es que son mujeres de un tiempo que nosotros no conectamos. No son nuestras abuelas, no es gente viva que está ahí como representación de este tiempo de la historia. Esta desubicación de la historia es parte de lo que provoca la desubicación de la Pandemia. Es una desubicación geográfica, una paratoquia, pero también una anacronía: el tiempo de la vida está en suspensión.


- MundoNews: ¿Cómo es eso?

- Débora Diniz: Para hablar de la vida en suspensión, del tiempo en suspensión, de gente que ha muerto, empezamos con una muerte en particular, al principio de la Pandemia en Brasil el 23 de marzo en el caso de la primera mujer que murió por COVID 19 en Río de Janeiro. Y los noticieros no hablaban de ella, no daban su nombre, no la nombraban. Hablaban solamente de "una empleada doméstica". Pero era "una empleada doméstica" de otra mujer, de una mujer de la élite del país. Había incluso un posesivo en el noticiero. Y no se la nombraba ni se la mostraba a ella no por una cuestión de confidencialidad ni de privacidad, sino que no la mostraban porque ella era un cuerpo anónimo antes de la llegada de la Pandemia. Y la Pandemia hace que la gente, que la multitud, se convierta en números y todos los días los números aumentan. Y la gente desaparece. Y acá hay una palabra que es muy provocadora porque es una palabra muy vinculada a la historia argentina: los desaparecidos. Esta es una Pandemia que desaparece con las personas.



- MundoNews: ¿En qué sentido?

- Débora Diniz: Uno se enferma, se va para el hospital y no retorna. Y la gente no hace siquiera los rituales fúnebres de despedida. Así que este relicario surgió como un acto político, para hacer el duelo, como un registro estético y de recordatorio público de que hay vidas que se van, que hay vidas que desaparecen pero que tienen amores, vínculos, historias. Y que los noticieros intentan olvidarse, al poner sólo números. Pero hay elementos en los noticieros que logramos recuperar, elementos de las vidas concretas de las mujeres. Y de ahí es donde empezamos con la imaginación de un pasado, con la estética y con las palabras de la historia.



La ilustración que homenajea a la primera mujer muerta por Coronavirus en Río. Fue el inicio para reliquia.rum.



En esta fenomenal misión no sólo está involucrada Débora Diniz, sino también un gran artista llamado Ramón Navarro, con quien trabaja desde hace más de 20 años en películas y otros proyectos. Además hay una voluntaria que ayuda a buscar los noticieros de las partes más remotas de Brasil. "Lo que empezó a pasar es que las muertes son tantas y la gente es tan anónima y vulnerable, que los familiares de las personas empezaron a escribirnos y pasamos a comprender esto como otro tipo de noticiero. La gente envía las fotos de las mamás, de las hermanas, de las hijas y sabe que ahí hay un ejercicio de imaginación, de trasposición, con elementos de la mamá real con esta mamá imaginaria que es parte de todas las mujeres y cualquier mujer", cuenta Diniz.


- MundoNews: ¿Y por qué eligieron hacerlo sólo con historias de mujeres?

- Débora Diniz: Porque esta es una Pandemia que según la narrativa biomédicas de las poblaciones toca a todos los cuerpos de igual manera. Y eso es mentira. Los cuerpos que tienen mayor vulnerabilidad son aquellos que no tienen los anticuerpos, las vacunas, las protecciones y la posibilidad del aislamiento social. Los cuerpos tienen color, tienen clase social, tienen edad. Y, al final, con todos los indicadores de inequidad y desigualdad, la enfermedad demanda de un cuerpo que cuida; un cuerpo que cuida de los niños que no están en la escuela, de la gente que se enferma. Y este es un espacio social, un deber social, frente a la distribución desigual del trabajo para las mujeres. Estas son las muertes más silenciadas y las muertes más "matables" en la Pandemia. Porque las mujeres están en las actividades de cuidado.





"Las ilustraciones tienen relación con cada mujer. De cada mujer intentamos sacar un elemento que tomamos de los noticieros para la imaginación de la composición de la ilustración",explica Débora. "Lo que es muy abstracto y muy aleatorio es el color de la piel de las mujeres y las formas corporales. Excepto cuando los noticieros informan que una mujer era negra, o marrón, o indígena, nosotros siempre la representamos con color marrón o negra o indígena. Siempre representamos a ellas jóvenes porque es un momento de la vida en que uno no piensa en la muerte. Y cuando mueren muy jovencitas las representamos casi niñas".



- Mundo News: ¿Cómo define la forma en que va a ilustrar cada caso?

- Ramón Navarro: Débora me envía el texto y creo a la mujer de acuerdo con lo que está en el texto. Tomo pequeñas referencias para construir a la persona. Por ejemplo, un día Débora escribió que la mujer era de una ciudad llamada Piracicaba - que es nombre es de un pez - y representé a la mujer con un pez. Creo que este álbum se define como imaginación.


Navarro cuenta que las imágenes de las mujeres no representan fisonómicamente a las representadas en las ilustraciones. "Siempre tomo a una mujer del siglo XIX y principios del siglo XX y creo encima de la fotografía. Elegí surrealismo para trabajar porque lo que estamos pasando es SURREAL", describe, así con mayúsculas.


- MundoNews: En tanto artista, ¿cómo definiría lo que hacen en reliquia.rum?

- Ramón Navarro: El relicario trata sobre la VIDA. Trata sobre las vidas de estas mujeres que se fueron con COVID 19. Quiero crearlas en casa de una manera colorida.



- MundoNews: ¿Y qué le pasa a usted con estas creaciones?

- Ramón Navarro: Siempre me conmueve, siempre. Cada historia que pienso acerca de cómo era la familia que dejó, los niños, amigos, etc. La construcción de estas imágenes fue mi salvación durante este recinto. Estoy muy orgulloso de este trabajo. Este trabajo me salvó y me rescató como artista. Siempre me gustó el collage y nunca lo volví a hacer, y este trabajo me dio la oportunidad de pegar la vida de estas mujeres.


- MundoNews: ¿Qué repercusión han tenido?

- Ramón Navarro: La repercusión es gigantesca. Con Débora estamos muy felices porque queríamos honrarlo. Todos los días recibo mensajes de personas que no conozco agradeciéndome; esto no tiene precio. Algunos familiares me mandan mensajes agradeciéndolo y llaman a otros parientes para ingresar a la página y ver cómo ilustré a la persona que estamos honrando.


Por esta imagen se comunicaron las hijas de la mujer (ilustradas en la Luna) totalmente conmovidas por la iniciativa.



En ese mismo sentido, Débora Diniz también describe lo movilizador que ha sido el impacto que viene teniendo el sitio y cómo las familias de mujeres que murieron por el COVID 19 se acercaron a ellos para que sus propias historias estén reflejadas. "Cuando empezamos el álbum una familia se acercó por una de las historias. En la ilustración hay una mujer y dos medialunas que representan a las dos hijas. Y las dos hijas enviaron un mensaje por Instagram hablando de su mamá, enviaron la fotografía, contaron la historia". Según narra Diniz estas mujeres le dijeron: "ha sido un dolor horrible y mi mamá no estuvo en las noticias. Y a nosotras nos encantaría si ustedes pudieran hablar de ella, imaginar a ella". Eso no fue conmovedor para los creadores de reliquia.rum: "Para Ramón y para mí este ha sido un momento de una conexión con el duelo único. Esta gente estaba con el dolor del duelo por la horfandad pero con una capacidad de triangular el dolor, con una mujer que era su mamá". Débora participó de un programa de televisión que es muy famoso en Brasil y esa hija se conectó con ella y le contó la historia. Le dijo a Diniz: "cuando contaste que nosotras habíamos sido las primeras en contactarte y mostraste la ilustración de mi mamá, mis amigos empezaron a llamarme para decirme que mi mamá estaba en la televisión, está en el programa". Y, para la antropóloga eso fue un shock: "Esta apropiación de que la mamá de ellas es mi mamá ahora ha sido muy impresionante. Nosotros no nos lo esperábamos".


Esa poesía, es búsqueda de identidades, esa corporización de víctimas que hasta ese momento habían convertido en número, cobran un sentido especial en reliquia.rum. Uno que dista mucho de ese triste final en el anonimato. Uno que se traduce en un réquiem que busca ser algo más que una indefectible despedida. Uno que habla de la muerte, pero que paradójicamente se traduce en todo lo contrario. Y que lo sintetiza una respuesta de Ramón Navarro:


- MundoNews: ¿Cuál cree usted que es el mensaje que queda?

- Ramón Navarro: Celebremos la vida.





Italia también tiene memorial


Con un perfil distinto, pero con un espíritu que subyace de manera similar, ya que el resultado es también un suerte de mausoleo que rescata vidas que fueron tapadas por las cifras de muertos, en Italia familiares de los fallecidos crearon una página de Facebook que se convirtió en un homenaje permanente a los que se fueron por el COVID 19. Se llama "Noi Denunceremo" ("Nosotros denunciamos") y como subtítulo invita a la página web https://www.noidenunceremo.it/, para que allí sumen las denuncias de los casos en los que los famliares de las víctimas fatales consideran que las autoridades no estuvieron a la altura de las circunstancias y esa situación llevó a la muerte de sus seres queridos.







Si bien el perfil es ese, la página de Facebook se convirtió en una suerte de espacio para homenajear a las personas que fallecieron por Coronavirus, para recordarlos y para que sus familias puedan volcar allí sus sentimientos y su dolor. Es realmente desgarrador y a la vez necesario, ver el rostro de los que ya no están y cómo sus deudos dedican palabras de afecto a quienes se llevó la Pandemia. Es también una forma de ponerle rostro a cada uno de los fallecidos, demostrando que no son sólo números. De ese agujero que deja las estadísticas, surge este memorial que corporiza lo que las frías estadísticas se ocupan en esconder.



Lo desgarrador de los testimonios le dan cuerpo a un drama que es colectivo. Pero que en la masividad pierde esa dimensión humana. Por eso es tan importante esta página, porque le da vida a lo que en el conjunto de cifras catastróficas se pierde. Por ejemplo, allí está hoy el homenaje de Danila Palazzi a su padre:





O el de Alex Monte a su mamá:





O el de Débora Elvira Gabaldo a su marido:





O el de Ludovica Bertucci, para su padre:





Así de doloroso es cada uno de los testimonios. Así es cada una de las historias que fueron publicando en la página que le pone alma a esas caras que por fin dejaron de ser un número para convertirse en el relato de un camino que quedó trunco por el Coronavirus y que marcó ese sentimiento de impotencia e injusticia que sus seres queridos enfrentan.


En la misma página, se explica cómo surgió esta iniciativa: "Noi Denunceremo nació el 22 de marzo de 2020 como un grupo de Facebook, a partir de las preguntas de Luca y su hijo Stefano Fusco, pocos días después de la pérdida de su padre y abuelo, Antonio, respectivamente, después de ser positivo en Covid-19". Y continúa: "Nacimos para asegurarnos de que, si alguien tiene responsabilidades, si alguien pudiera actuar y no lo hizo, si alguien pone quién sabe qué interés en la vida de miles de personas, él (o ellos) paguen criminalmente por sus acciones y responda por su negligencia. Y para hacer esto, y hacerlo en los lugares apropiados, decidimos establecer un Comité sin fines de lucro con el objetivo de recopilar todas las denuncias y ponerlas a disposición del Poder Judicial en cada etapa de la investigación y el proceso que resultará de ella".

La dinámica y la explosión que tuvo la página empujó la creación de un Comité sin fines de lucro para agruparlos y acompañar las demandas judiciales. "El 28 de abril de 2020, el grupo, que ahora cuenta con casi 50,000 miembros, se convierte oficialmente en el Comité de denuncia y justicia para las víctimas de COVID 19", señala la página de Facebook.


Otras fotos, otras historias de vida de víctimas del COVID 19 recordadas por sus familias en Italia.

En tanto, en la página web, se señala: "El 'Comité Denunciaremos, Verdad y Justicia para las víctimas de COVID 19´ nació de la necesidad de justicia y verdad, para dar paz a nuestros muertos que no han podido tener un entierro digno. Quien cometió un error tendrá que responder a nuestras preguntas y asumir el Responsabilidades propias. Pedimos justicia". Y también tiene una sección donde se brindan testimonios de los familiares que recuerdan y le dan vida a los seres queridos que ya no están por el Coronavirus. Cada testimonio es desgarrador porque encierra una humanización de esta tragedia que en Italia dejó hasta el momento casi 35.000 muertos. La mayoría de ellos, adultos mayores. La convocatoria del Comité generó que el lunes 13 de julio presenten una segunda demanda masiva, con más de 100 casos, contra las autoridades por las supuestas negligencias cometidas y que colaboraron para que sus familiares hoy ya no estén con ellos.







Los nombres en los medios



Distintos medios del Mundo también decidieron enviar el mensaje de que detrás de cada número de muertos que se da en sus países hay historias de vida, personas de carne y hueso que ya no están y que otras lloran. Proyectos que se evaporan, mientras que sus presentes sólo aparecen invisiblizados por la cruda estadística.


Así lo hizo O'Globo en Brasil en su tapa del 10 de mayo, en el que bajo el título "10.000 historias" (cuando se llegó a ese número de muertos) le envió ese mensaje contundente al negacionista gobierno de Jair Bolsonaro. Y O Estado de Sao Paulo, cuando se alcanzó los 50.058 fallecidos.


Algo similar ocurrió el 24 de mayo en los Estados Unidos con una histórica tapa en The New York Times. "Una pérdida incalculable" fue el impactante título. Cada nombre fue acompañado por una breve descripción de la víctima. Una puñalada a la gestión de Donald Trump.



En el caso de Argentina, quien se sumergió en ese recurso fue el diario Perfil. Según le cuenta a MundoNews el Presidente y CEO del Grupo Perfil, Gustavo González, "la idea de esa tapa se venía pensando desde que salió en The New York Times y en los diarios brasileños. Fueron muy impactantes. Y se terminó haciendo cuando se llegó a los 100 días de la cuarentena y a los 1.000 muertos en la Argentina". González explicó que en otros lugares del Mundo citaron la tapa de Perfil de ese 27 de junio, junto con las de otros medios que habían decidido realizar ese enfoque. El título fue "100 días, más de 1.000 muertos" y lo acompañó el listado completo de todas las víctimas fatales que dejó el Coronavirus hasta ese momento en el país.

139 vistas

Suscripción al Newsletter

  • Instagram
  • Icono social Twitter
  • Facebook icono social
  • YouTube