• MundoNews

Recta final en un juicio histórico

En Chaco está a punto de concluir el proceso más antiguo de la Justicia argentina: un expediente por abusos sexuales ocurridos hace décadas contra Rosalía Alvarado (46) y Belén Duet (39), cuando eran apenas unas niñas. La acusada es una octogenaria a la que señalan de cómplice de su marido fallecido, un diputado. Por primera vez se aplica la denominada Ley de Respeto al Tiempo de las Víctimas. La sentencia marcará un antes y un después en el país.

Por Gabriel Michi


Belén y Rosalía esperan que la Justicia condene a Beatriz Alvarado como cómplice de los abusos cuando eran niñas.


Fue una espera de años. De décadas. Y ahora sólo faltan días. Días en los que toda la expectativa está depositada en qué hará la postergada Justicia en un caso emblemático: el del juicio más antiguo de la historia en la Argentina. Se trata de un expediente por abusos sexuales contra dos niñas, con base en hechor ocurridos hace décadas. La aplicación de la denominada "Ley de Respeto al Tiempo de las Víctimas" hizo posible que esos delitos no prescriban en forma automática, como ocurre con otros. Sino que la clave está en entender que el proceso interno de sufrimiento de las víctimas puede ser muy duro y extenderse en el tiempo. Y, por lo tanto, hay que respetarlo. Así fue cómo Rosalía Alvarado (46) y Belén Duet (39), lograron llevar al banquillo de los acusados a Noemí Alvarado (80), tía de Rosalía y viuda del gran ausente en este proceso: el ex diputado nacional justicialista por Chaco, Daniel Pacce, fallecido en 2018. La mujer está señalada por las víctimas como cómplice y coautora de las vejaciones a las que fueron sometidas cuando eran pequeñas.


Los casos son emblemáticos por lo que representan. Pero sobre todo encierran historias de dolor, tal como lo informó MundoNews en la nota "El tiempo de las víctimas". En el caso de Rosalía los abusos datan de cuando apenas tenía 5 años y en el de Belén cuando sólo tenía 3. Ahora, cuatro décadas después pudieron asistir al desfile de testigos que se presentaron en el juicio. Rosalía le cuenta a MundoNews que "Este juicio es algo que esperamos y buscamos mucho. A mí me explotó el horror del cuerpo y lo único que quería era llegar a la Justicia. Y ahora estamos ahí. Costó pero pudimos llegar. Todos los días estoy ahí. Escucho todo lo que se dice y para mí es reparador. Quizás a veces es muy doloroso pero yo busqué esto porque necesito que la verdad salga a la luz. Así que para mí el juicio es importantísimo, fundamental. Es mi historia, es mi vida. Necesito que el Poder Judicial de nuestra provincia diga que nosotras sufrimos un horror que se llama abuso sexual en la infancia. Y que hay responsables que tienen nombre y apellido y que los condenen".


Con la voz entrecortada por el dolor, Rosalía explica: "Para mí todos los momentos son muy ordenadores, son muy importantes. Y lo estoy viviendo como una reparación, si bien en muchos momentos me quiebro, me duele, revivo, ya no estoy más en silencio y aguantando sola tanto dolor. Pero uno de los momentos que para mí fue muy importante fue cuando declararon las psicólogas que pudieron explicar de qué se trata este delito y cómo funcionaba esta pareja de perversos. Y lo hicieron a través de nuestro relato. Fueron las psicólogas peritos de nuestra parte, las psicólogas que nos trataron y la perito oficial del Poder Judicial. Escucharlas a ellas desde lo científico, desde su especialidad, desde sus materias, explicar todo lo que nosotros padecemos en nuestros cuerpos, en nuestras mentes, en nuestra historia por este horror que pasamos fue muy ordenador, muy valioso".


Rosalía tiene expectativas de que va a haber justicia. O al menos eso es lo que desea con todo su corazón y su mente: "Lo que yo espero es que se condene y que toda la verdad salga a la luz. Porque hay uno de los acusados que está muerto pero esta pareja de perversos si no existía uno, no podía actuar el otro. Así que quiero que se diga toda la verdad. Y quiero que la sentencia refleje eso. Quiero que sean condenados por el horror que nos hicieron pasar no sólo a nosotras sino también a otras víctimas. Conocemos más historias de otras víctimas. Algunas no se animaron a hablar pero sí lo hicieron con nosotras y respetamos sus tiempos, respetamos lo que les pasa. Pero hay dos víctimas que sí se animaron a hablar en el juicio y lo hicieron en calidad de testigos, no como denunciantes. De este mismo matrimonio abusador. Quien sabe todas las que existan, porque era gente muy poderosa. Así que espero que la sentencia esté a la altura del horror y del daño que causó esta gente. Eso espero, que sean condenados con una sentencia que esté a la altura".


Esos sentimientos que alberga Rosalía, como también Belén, no se circunscriben a sus propias pesadillas. "No es sólo por nosotras y por este matrimonio, sino por todos los niños que pasaron y pasan por este horror. Esto no tiene que pasar; tienen que ser condenados y sancionados", resalta Rosalía entre lágrimas. "Nuestro Estado argentino no puede tolerar este tipo de crímenes porque te destruye la vida y eso hay que cuidarlo. Nosotras pudimos llegar acá porque no estamos solas, porque pusimos visibilizarlo, porque encontramos quienes se nos unan, nos acompañen y luchen por nosotras y por tantas otras. Hay muchas personas que fueron abusadas en su infancia y que aún no pueden hablar. Yo les diría que hablen, que se empiecen a sacar el horror de encima, que no carguen con algo que no es su culpa. Para eso también quiero esta sentencia. para que sea ejemplificadora, para que sea un mensaje hacia todos, hacia la sociedad. También para la víctimas, sobre todo para las víctimas. Para que se animen a empezar a sacarse el horror de encima. Hay que vivir sin ese horror. Tenemos derecho. Y el Estado nos tiene que amparar con eso", concluye Rosalía con toda la contundencia que le da la razón.




Las historias de dolor de Rosalía y Belén se cruzaron a través de sus madres en una cola de un banco.




El juicio


La causa caratulada “Alvarado, Noemí Lucía S/ Partícipe necesario de abuso deshonesto en concurso ideal con corrupción de menores”, la lleva el tribunal constituido por los jueces Ernesto Javier Azcona, María Virginia Ise y Natalia Kuray de la Cámara Tercera en lo Criminal, de la ciudad de Resistencia, Chaco. La denuncia original fue realizada en el año 2016 por Belén Duet y Rosalía Alvarado por los abusos padecidos en su infancia. La primera semana de agosto termina con las declaraciones de los testigos de la imputada. Y luego sobrevendrán los alegatos y, finalmente, la esperada sentencia. p, ingresa en su etapa final con los testimonios que representan a la parte acusada y alegatos.



El juicio oral se lleva adelante de manera virtual. Allí Rosalía y Belén revivieron la pesadilla que las persigue desde niñas.




A esta instancia del juicio se pudo llegar gracias a la lucha tanto de Rosalía y Belén y de los colectivos de víctimas y de organizaciones como "Al fin Justicia" desde donde señalaron que "tras la reforma que impulso la ley 27.206, se suspendió la prescripción en relación a los delitos contra la integridad sexual de niños, niñas y adolescentes".