• MundoNews

Repatriación en cuatro ruedas

Unas 57 personas residentes en Argentina regresan en auto al país desde Chile, donde quedaron varadas hace más de cinco meses por la Pandemia. Casi todos viven en Neuquén, deben presentar un test negativo de COVID 19 y permanecer en cuarentena. Hay más de 600 que quedaron del otro lado de Los Andes. El caso de la mujer a la que le usurparon la casa.


Por Gabriel Michi





Nunca la Cordillera de Los Andes estuvo tan alta para ellos. Pareciera que las montañas simbólicamente se les hubieran levantado hasta el cielo, impidiendo su regreso desde Chile a Argentina. Como una muralla interminable. Indominable. Cinco meses pasaron desde que, por la Pandemia de Coronavirus, centenares de personas quedaron varadas en el país conducido por Sebastián Piñera. Las restricciones impuestas por el "Aislamiento Preventivo Social y Obligatorio" y el consiguiente cierre de las fronteras, los dejaron sin poder regresar a la Argentina. A eso se sumó que las grandes tormentas de nieve obligaron al cierre de los pasos entre ambas naciones lo que evitó que puedan volver en julio pasado, como estaba previsto. Finalmente, después de casi medio año, 57 personas podrán emprender su camino de retorno, 56 de ellas a la provincia de Neuquén y una a Río Negro. Lo tendrán que hacer este viernes 21 de agosto en autos particulares, ya sean conduciendo los propios o que los vaya a buscar algún familiar. Deberán presentar un test reciente que haya dado negativo de COVID 19 y, cuando lleguen a sus domicilios, deben guardar cuarentena por 14 días, tanto ellos como el chofer que los haya conducido hasta allí.


La llamativa forma de regreso es para evitar el riesgo de más contagios que se pudieran generar en un ámbito cerrado y colectivo como un ómnibus de larga distancia. El cruce se hará por el Paso Internacional de Pino Hachado. Este es el tercer operativo de repatriación que se organiza desde Neuquén. El jefe de la delegación local de la Dirección General de Migraciones, Gustavo Sueldo, describió que las condiciones climáticas impidieron concretar el tan anhelado retorno por la acumulación de nieve y que en este operativo intervienen tanto Migraciones de Neuquén, como Gendarmería y el Ministerio de Ciudadanía.



El funcionario señaló a MundoNews que en un par de meses la cantidad de personas que quieren volver, y que se registraron en los consulados en Chile, se duplicaron. Pasaron de ser 300 a 610 y que el 60% son extranjeros con residencia en Argentina, mientras que el 40% son argentinos nativos. La mayor demanda se da en la ciudad trasandina de Concepción. "Cuando las personas vieron que los operativos de repatriación eran exitosos, comenzaron a anotarse más", cuenta y señala que, sin contar estos 57 que cruzan este 21 de mayo por Pino Hachado, ya llevan de regreso unas 500 personas desde el inicio de la Pandemia. Así se llegó hasta este tercer viaje de retorno masivo a la Argentina.





Una de las historias que más impactó acerca de los ciudadanos argentino que quedaron varados por la cuarentena del lado chileno es la de Berta Noemí Linco Clavería. Ella vive en el barrio Don Bosco de la capital neuquina y el pasado 11 de marzo debió viajar a Temuco porque tuvo que acompañar a su madre de edad avanzada. Cuando quiso regresar, quedó atrapada por el Aislamiento y en cierre de la frontera. Mientras pasaban los días, semanas y meses se desesperaba por volver. Pero esa desesperación explotó con todo cuando se enteró -por intermedio de su familia- que su vivienda había sido usurpada. Berta lloraba y caminaba por las paredes al no poder volver y al ver que ese fruto del esfuerzo de toda la vida estaba siendo robado por otras personas.


Berta contó su drama (Foto: La Mañana de Neuquén)

Berta le contó a la radio LU5 que su viaje a Temuco estaba planeado sólo por una semana y que luego de eso volverían a Neuquén. "Pero nos agarró la cuarentena y no pudimos hacer nada para volver. Cuando quisimos volver de Temuco habían cerrado la frontera y no pudimos. Y ahora me entero que se me metieron en mi casa y me quiero volver aunque sea caminando", señaló la mujer.


Según explicó Linco Clavería tuvo inconvenientes adicionales que le impidieron regresar. No se enteró del primer ómnibus de repatriados que se había organizado y la mujer se quejó de la falta de respuesta de las autoridades diplomáticas locales. "Me dieron mil vueltas, en un momento me dijeron que si hay alguien que me lleve hasta la frontera y otra persona que me espere del lado argentino podía volver. Conseguí esas personas y a último momento me dijeron que no era viable", sostuvo. Todo eso incrementó su ansiedad hasta transformarla en desesperación cuando se enteró de la usurpación de su casa: "Se metió una chica del barrio que es bastante jodida y con niños", recuerda. Su familia lo denunció y fueron desalojados. Eso le dio algún respiro a Berta pero su hermana vio cómo sacaban cosas por la noche de adentro de la casa por lo que no sabe si le robaron todo. Hoy se ilusiona con este regreso que va a protagonizar con otras 56 personas, todas en autos particulares.




Los antecedentes

A comienzos de mayo hubo una suerte de regreso masivo desde Chile de ciudadanos que regresaron en ómnibus hacia sus lugares de residencia en Neuquén y Río Negro, 72 de la primera provincia y 70 de la segunda. Ese permiso alcanzó a personas que quedaron varadas en el sur de Chile, en localidades como Pucón o Temuco, pero el alcance llegó a Talcahuano y Concepción. Todos ellos se habían anotado en el Consulado argentino en esta última ciudad. En ese momento el paso se abrió sólo para que pasen esos ómnibus. Y la obligación que les impusieron fue que mantuvieran contacto con las autoridades.

Finalmente esas personas fueron llevadas a cada uno de sus domicilios, donde debieron permanecer 14as en cuarentena. Cuando ocurrió esa travesía masiva de retorno a la Argentina, de los más de 200 pasos internacionales existentes en el país, sólo funcionaban 8 para el regreso de los que quedaron del otro lado de sus fronteras. En el caso de la comunicación con Chile sólo permaneció abierto el paso del Cristo Redentor, en la provincia de Mendoza, estableciendo como prioridad las personas mayores de 60 y aquellos que viajaron con niños y adolescentes.

El 20 de mayo unos 230 argentinos hicieron su viaje de repatriación desde Chile. Cruzaron la frontera en el Paso Internacional Pino Hachado en la provincia de Neuquén. Desde allí, algunos en colectivos y otros en autos comenzaron su viaje de vuelta a casa. Por la mañana fueron los vehículos particulares y por la tarde los ómnibus. Dos de ellos llegaron desde la localidad chilena de Concepción y tres desde Temuco.  “En el caso de los vehículos particulares van a ser escoltados por un convoy, para que no haya ninguna posibilidad de que bajen a comprar o a cargar combustible, sino que vayan directamente a sus domicilios a hacer la cuarentena correspondiente”, dijo Gustavo Sueldo de la Dirección de Migraciones de Neuquén. 


Por el Paso de Pino Hachado (Neuquén) cruzaron los micros que repatriaron argentinos desde Chile en mayo.



44 vistas

Suscripción al Newsletter

  • Instagram
  • Icono social Twitter
  • Facebook icono social
  • YouTube