• MundoNews

Barcelona: el joven que con su música volvió a la vida a su papá

La inspiradora historia de Pau, un adolescente de 13 años que dio un concierto con su violonchelo en la UCI del hospital donde su padre está internado desde hace dos meses. Luego de la presentación, el hombre despertó del coma y le pudieron quitar el respirador.


Por Gabriel Michi



La música produce efectos de todo tipo en las personas. Puede divertir, entretener, hacer sonreír o hasta provocar tristeza. Pero cuando la música se toca con tanto amor, puede producir verdaderos milagros. Y eso es lo que ocurrió en Barcelona, España. Allí Pau, un joven de 13 años, hizo un concierto con su violonchelo en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital donde hace dos meses está internado por COVID 19, y logró lo inesperado: que su papá Pep reaccione después de permanecer inconsciente por semanas. A tal punto que permitió que le quiten el respirador mecánico. La conmovedora historia no sólo sorprendió a la familia, sino al propio personal de salud que desde hace más de sesenta días atiende al paciente.


El escenario de semejante milagro fue la UCI del Hospital Vall d'Hebron. Si bien la historia recién se conoce ahora, el fantástico concierto donde Pau interpretó "Suites para violonchelo solo" (de Johann Sebastian Bach), la banda sonora de "Piratas del Caribe" y el "Cant dels ocells", (de Pau Casals), fue a comienzos de junio. Y tiempo después a Pep le pudieron quitar el respirador. El hospital compartió el mágico momento de la música de Paua través de Twitter, y aclaró que una semana después de ese momento el padre pudo ser desconectado del dispositivo que lo ayudaba a respirar porque "sus pulmones ya funcionan", aunque ahora "se esfuerza por recuperar la musculatura".

El talento innato de este chico de 13 años se hace notar ya que recién cursa su primer año en el Conservatorio de Badalona. Después de dos meses de insistir en poder ver a su padre que estaba en la Terapia Intensiva del hospital, Pau logró la autorización para hacerlo e incluso para "despertarlo" con su arte. La doctora lo permitió porque notaba que Pep se podía animar con esa acción. De hecho, desde el propio hospital explicaron que hay estudios científicos que demuestran, a través de técnicas de neuroimagen, que la música puede cambiar el cerebro a corto y largo plazo, y puede ayudar a tratar deficiencias motoras en determinados pacientes.


Por su parte, Meritxell, la esposa de Pep, recuerda que el reencuentro de padre e hijo fue muy emocionante porque "hacía dos meses que no se veían y podía ver al padre en unas condiciones con perspectiva de mejora". "La visita de su hijo animó a Pep, que vio que tenía un futuro", señaló la mujer. Una semana después le pudieron retirar el apoyo ECMO y ahora está en el Hospital General de Catalunya recuperándose, ya que sus pulmones han vuelto a funcionar, aunque por delante le queda un largo camino para recuperar la fuerza muscular. Pero el primer paso esta dado. Y se dio a partir de la música y del amor. Esa música que dio paso al milagro.




1,382 vistas0 comentarios