top of page
  • Foto del escritorMundoNews

El conflicto entre Israel y Hamás también divide a las empresas

Actualizado: 16 nov 2023

Dentro de las compañías trasnacionales más grandes del Mundo aparecieron posiciones divergentes frente a la guerra. Incluso por el perfil de sus acciones "humanitarias".


Por Tomás Michi


En medio del renovado conflicto tras la salvaje incursión de terroristas de Hamás en territorio de Israel y la demoledora respuesta de ese país sobre la Franja de Gaza, las principales voces de las empresas más importantes del Mundo han tomado partido y algunas de ellas lo hicieron con acciones concretas y contundentes. Algo que en algunos casos ha generado una crisis internas por las posiciones divergentes en los distintos países o incluso en cuanto a las posturas institucionales de las compañías que se enfrentaron con los sindicatos que agrupan a sus trabajadores.


Por ejemplo, la empresa de comida rápida más grande del Mundo, McDonald's, se vio completamente dividida en una cruzada por las redes sociales. Por un lado, la franquicia de Israel anunció planes para regalar miles de comidas gratis a las Fuerzas de Defensa de ese país, e indicaron que los restaurantes McDonald's también hacen un descuento del 50% a los soldados y fuerzas de seguridad. Dos días más tarde, McDonald's Omán, contó que había donado "100.000 dólares a los esfuerzos de socorro para el pueblo de Gaza". Y acompañó el comunicado con las siguientes palabras: "Estamos con Gaza en estos momentos difíciles. Aunemos todos nuestros esfuerzos y apoyemos a la comunidad de Gaza con todo lo que podamos. Pedimos a Dios Todopoderoso que proteja a nuestro amado país y a todos los países árabes y musulmanes de todo el mal y el odio".


Así es que se diferenciaron de la franquicia israelí, al asegurar que su accionar se trataba de "un acto individual y privado y no con la aprobación o dirección de la empresa internacional ni de ningún otro franquiciado, especialmente de nuestro mundo árabe", ya que el franquiciador "nunca interfiere en política y siempre se adhiere a la neutralidad absoluta y no adopta ninguna posición política para sus intereses comerciales en todo el mundo". Otras voces se sumaron en contra de McDonald's Israel, al manifestar que dar comidas gratis, los convertía directamente en cómplices de apoyar la limpieza étnica de los palestinos.




Las voces de discordia llegaron a la empresa cafetera Starbucks, cuando su sindicato de trabajadores decidió compartir un mensaje en la red social X -antes Twitter- que se leía "¡Solidaridad con Palestina!". Tras la polémica, la cuenta del sindicato eliminó la publicación, pero en una publicación separada, la presidenta internacional del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio, Mary Kay Henry, redactó que "la violencia en Israel y Palestina es desmesurada". "@SEIU apoya a todos los que sufren y condena enérgicamente el antisemitismo, la islamofobia y el odio en todas sus formas. Rezamos por una resolución rápida y un futuro en el que todos en la región puedan ser felices, estar seguros y vivir con dignidad", añadieron.


La respuesta oficial no tardó en llegar: "Condenamos inequívocamente estos actos de terrorismo, odio y violencia, y no estamos de acuerdo con las declaraciones y opiniones expresadas por Workers United y sus miembros", dijo Starbucks en una publicación. Y siguió: "Las palabras y acciones de Workers United les pertenecen a ellos, y sólo a ellos". Bajo esa línea, la vicepresidenta ejecutiva y directora socia de la compañía, Sara Kelly, expresó: "Como equipo de liderazgo, queremos expresar nuevamente nuestro más sentido pésame por aquellos que han sido asesinados, heridos, desplazados y afectados tras los atroces actos de terror, la escalada de violencia y el odio contra los inocentes en Israel y Gaza esta semana. Starbucks condena inequívocamente los actos de odio, terrorismo y violencia".


En consecuencia, Starbucks decidió demandar al sindicato, pero esto provocó una ola de ira propalestina de personas que consideraban que mientras las empresas se deshacían en condolencias por las víctimas de Hamás, se omitía de la narrativa el sufrimiento palestino, un sufrimiento que había pasado relativamente desapercibido en comparación con las atrocidades del 7 de octubre.



Afiliada al Starbucks Workers United y la vicepresidenta ejecutiva y directora socia de la compañía, Sara Kelly

Sobre el posicionamiento de las empresas en el conflicto, An-Sofie Claeys, profesora adjunta de Comunicación Corporativa en la Universidad de Gante (Bélgica), que enseña a sus alumnos a gestionar las relaciones públicas de las empresas en situaciones de crisis, consideró que "no creo que haya una solución clara para aconsejar a las empresas, pero una cosa que deberían tener en cuenta es ser coherentes". Y añadió a Euronews: "Si nunca te has pronunciado sobre cuestiones sociales, y si tu empresa es una B2B, [...] entonces creo que lo más probable es que guardes silencio", dijo; "pero si produces bienes para los consumidores, si eres una marca que ya se ha pronunciado antes sobre cuestiones sociales [...] entonces puede parecer bastante hipócrita no hacerlo ahora", afirmó.


Con un análisis similar, la catedrática de comportamiento organizativo en la Escuela de Negocios de la Universidad de Stanford, Sarah Soule, explicó que las empresas "menos marcadas" por el rechazo público condenaron el ataque de Hamas y reconocieron el longevo historial de conflicto en la región, pero remarcó que posicionarse genera interrogantes sobre el impacto de dichos comunicados. En ese sentido, dijo que el alcance relativo de la confianza pública en los CEO les da una oportunidad para hablar sobre asuntos importantes, sin embargo, siempre destacando que las compañías deben evaluar la relevancia y el impacto potencial de una declaración sobre cualquier tema en particular. "Los CEO tienen un papel distintivo en la sociedad como voces de confianza. Algunas empresas, como las franquicias de comida rápida y tal vez las compañías de defensa aeroespacial, quizás este no sea el tema ideal para ellas. Las empresas necesitan decidir eso", declaró a ABC News.


Está claro que tomar una posición determinada de un lado o del otro mantendrá disconforme a una de las partes, pero también puede explicarse que los referentes de las compañías aprovechen su lugar de poder para hacerlo. En un conflicto histórico que viene para quedarse, todos coinciden en lo mismo: la injusticia que deben atravesar los civiles que se ven atravesados por una situación de extrema violencia por cuestiones políticas y religiosas.


EN RESPALDO A ISRAEL


Más allá de las divisiones que generó este nuevo capitulo en la guerra entre Israel y Hamás en algunas multinacionales de consumo masivo como McDonald's o Sturbacks, otras compañías decidieron hacer causa común en respaldo al país atacado aquel 7 de octubre por los terroristas. Una de ellas fue The Walt Disney Company, que expresó su indignación por los "horribles ataques terroristas" y decidió donar 1,9 millones de euros a organizaciones humanitarias de la región para asistir a los civiles. "A raíz de los horribles ataques terroristas contra judíos en Israel, todos debemos hacer todo lo posible para apoyar a las personas inocentes que experimentan tanto dolor, violencia e incertidumbre, en particular los niños", dijo Robert A. Iger, director ejecutivo jefe de la compañía de entretenimiento más poderosa del planeta. Y agregó: "Condenamos estos ataques, el odio que los motivó y todos los actos de terrorismo, y continuaremos trabajando para encontrar más formas de brindar apoyo en la región y honrar a las víctimas, sus familias y todos los afectados por esta guerra".


"Disney donará 1 millón de dólares a Magen David Adom, una filial de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja que proporciona servicios médicos de emergencia y de bancos de sangre en Israel, y 1 millón de dólares a otras organizaciones sin fines de lucro que trabajan en la región, en particular aquellas con una centrarse en brindar ayuda a los niños. Los empleados de la compañía han estado participando en el programa Matching Gifts de Disney que iguala las donaciones caritativas elegibles realizadas por los empleados hasta $25.000", anunciaron en su sitio web.


Robert A. Iger, director ejecutivo jefe de The Walt Disney Company


En ese mismo sentido, Andy Jassy, el consejero delegado de Amazon, se había pronunciado en LinkedIn, donde manifestó su rechazo por los ataques contra civiles en Israel. "Son impactantes y dolorosos de ver. He estado en contacto con nuestros compañeros de equipo para asegurarme de que hacemos todo lo posible para ayudar a apoyar a sus familias y su seguridad, y para ayudar en todo lo que podamos en este momento tan difícil", comenzó su posteo. Asimismo, aseguró estar "en estrecho contacto con nuestros socios de ayuda humanitaria sobre el terreno y apoyaremos sus esfuerzos esperando que la paz llegue lo antes posible".


Al rechazo a las acciones de Hamás se sumó el CEO de Pfizer, Albert Bourla, que afirmó en esa misma plataforma digital que estaba "asolado por las atrocidades" que mostraban las primeras imágenes del conflicto. "En los últimos días, el alcance de las atrocidades cometidas contra Israel y sus ciudadanos se ha vuelto más claro y horrible. Sé que no estoy solo cuando expreso mi conmoción y dolor por la situación actual. Apenas puedo imaginar la magnitud total de lo que la gente está experimentando allí: civiles de todas las edades atacados y asesinados a sangre fría, rehenes tomados y torturados, víctimas desfilando por las calles, y mucho más", arrancó su publicación, al tiempo que instó a toda persona que se encontrara en su posición a tomar cartas en el asunto: "No basta con condenar estas acciones, nosotros mismos debemos actuar".


Bajo esa línea, el cabecilla de la empresa farmacéutica anunció un mes atrás que "para ayudar a apoyar las necesidades de salud urgentes y humanitarias en la región, la Fundación Pfizer ha lanzado una campaña de donaciones para apoyar a varias organizaciones clave que están trabajando para brindar asistencia de emergencia crítica en la región, y Pfizer igualará todas las donaciones de colegas realizadas a través de esta campaña". Además, contó que se encuentran "en conversaciones activas con nuestras ONG asociadas sobre el terreno para determinar si se requiere apoyo financiero adicional, y seguimos trabajando con nuestra red mundial de socios humanitarios y logísticos para evaluar la necesidad de medicamentos y vacunas, y estamos preparados para prestar apoyo cuando sea necesario".


Andy Jassy, el consejero delegado de Amazon y su homólogo de Pfizer, Albert Bourla













Commentaires


bottom of page