top of page
  • MundoNews

Polémica: ¿frivolización de la guerra o campaña de marketing?

Olena Zelenska, esposa del presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, apareció en la tapa de la revista Vogue, posando con su marido y en medio de imágenes que remiten al conflicto bélico. Eso generó un enorme debate entre quienes lo ven como una ofensa para las víctimas del conflicto con Rusia y otros que lo entienden cómo una efectiva estrategia de propaganda.


Por Gabriel Michi


Las imágenes del matrimonio presidencial ucraniano en la revista Vogue se metieron en el centro del debate público.

Hay imágenes que dicen mucho. Y que también se prestan a todo tipo de debates. Y polémicas. Sobre todo en el contexto de una guerra, cuando miles de personas mueren y millones sufren. Cuando aflora el dolor por todas partes. Y cuando en el horizonte sólo se ve más sufrimiento. La aparición en la tapa de la revista de modas Vogue de la Primera Dama de Ucrania, Olena Zelenska, generó todo tipo de lecturas y opiniones. A favor y en contra. En la producción fotográfica se ve a la mujer posando no sólo junto a su marido, el presidente Volosymyr Zelensky, sino también con un entorno que remite al conflicto bélico en desarrollo, con soldados y trincheras a su alrededor. La controvertida portada, que lleva el título de "Retrato de valentía, la primera dama de Ucrania, Olena Zelenska", recibió aplausos de los sectores más fanatizados por el rol que su marido está llevando adelante desde que comenzó la invasión de Rusia sobre territorio ucraniana. Pero también muchas objeciones no sólo de quienes critican su papel en el conflicto sino de otros que tienen una mirada más equidistantes pero que están conmovidos por la contienda. Para los primeros esta tapa es una hábil y eficaz campaña de marketing comunicacional. Para los otros constituye una frivolización de la guerra y una ofensa para las víctimas.


En el reportaje de Vogue se presenta a Zelenska como "una diplomática de primera línea y la cara del coste emocional de su país", mientras aparece con distintos "looks" de diseñadores de ropa ucranianos rodeada de restos de un avión y también escoltada por mujeres que luchan en el frente de batalla. También aparecen otras instantáneas junto a su esposo, tomados de la mano y mostrándose afectuosamente abrazados. En un tramo del artículo el propio Zelensky habla y se va en elogios hacia su esposa. Allí señala que es su "mejor amiga, una madre excelente, y una patriota que ama profundamente Ucrania". Y ambos detallan de la vida en tiempos de guerra, de su matrimonio e historia en común y de sus sueños de futuro para su país.


La tapa de Vogue generó una fuerte polémica.

Si bien hasta el momento las apariciones públicas conjuntas del presidente ucraniano con su esposa fueron muy aplaudidas en Occidente, esta aparición mediática en un magazine vinculado a la moda en medio de un conflicto que ya lleva 5 meses. recibió muchísimos cuestionamientos incluso de sectores que en el pasado los habían reivindicado. Las redes sociales fueron un fiel reflejo de eso. En ellas se les recordó que su despliegue en las páginas de Vogue chocan con el dolor de los 30.000 ucranianos fallecidos, según algunas estimaciones. Y mientras los combates con los rusos siguen sobre todo en el Este del país. Las imágenes de la destrucción y el desgarro de sus habitantes siguen en carne viva.



Ese clima de desaprobación incluso se vio reflejado en los comentarios que aparecen al pie de la nota de la versión online de la revista: "Posar para Vogue en plena guerra me parece como poco fuera de lugar"; "Las cosas no están como para dárselas de famosos"; "Muy desafortunado. Una pena porque ellos me gustaban, pero creo que no es el momento de este tipo de reportajes. Hay una guerra, gente muriendo y muchos sufriendo. Creo que esto les desacredita. Un error", fueron sólo algunas de las opiniones que allí se volcaron.


Del otro lado de las miradas se encuentran quienes señalan que esta aparición en Vogue es una hábil estrategia de marketing que le sirve al presidente ucraniano y su esposa llegar a un público al que quizás no le interesa lo que está pasando con la guerra y, de paso, contribuir a la construcción de un imaginario que ubican a Zelensky como un estadista internacional y un "héroe" que lucha contra la ambición militar de Vladimir Putin, algo muy fomentado en los medios de Occidente como también en el establishment político de esa parte del Mundo. A tal punto se fomenta esta estrategia de propaganda que incluso el propio Ministerio de Defensa de Ucrania publicó un tuit en el que resalta: "La Primera Dama de Ucrania. Mire más de cerca sus rostros. Dolor, coraje... y determinación para ganar", mostrando una de las fotos de la pareja presidencial en Vogue.






El post de Vogue en Instagram incluye también un "making off "del reportaje, realizado por una de las fotógrafas más prestigiosa y multi-premiada, Annie Leibovitz (famosa por ser la última en retratar con vida a John Lennon). Y la escenografía habla por sí misma: son las producciones que suelen acompañar las fotografías de moda con modelos o celebridades. La revista acompaña dicho post con una leyenda: "Cuando la Primera Dama de Ucrania, @olenazelenska_official, reapareció ante los medios tras haberse estado trasladando constantemente de un lugar seguro a otro desde que estalló la guerra, lo hizo en compañía de Jill Biden, primera dama de EE.UU, con quien visitó un refugio para personas desplazadas situado en la zona oeste de Ucrania y coincidiendo con el 8 de mayo, Día de la Madre para ambas naciones. El gesto lanzó un poderoso mensaje: estaba en el país y trabajando por el bien común. Tal hito marcó una nueva fase en el conflicto bélico y en el papel de Zelenska como consorte del presidente: se reveló como un faro para su ciudadanía y como un actor clave en la batalla de Ucrania por ganarse las mentes y los corazones".


Más allá de las explicaciones que se puedan dar lo cierto que la aparición del matrimonio presidencial en la portada de Vogue desató una fuerte polémica. De esas que no pueden pasar desapercibidas. Y en las que los que cada bando se asiente en sus convicciones como si fuera una trinchera. Una trinchera en medio de una guerra.


62 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page