• MundoNews

Bolsonaro en su laberinto

El Presidente de Brasil sigue sumando problemas. Ahora una Comisión del Senado lo acusa ante la Justicia de 9 delitos, incluso de crímenes contra la Humanidad, por su desmanejo de la Pandemia. Y exigen que lo excluyan de las redes sociales por sus peligrosas "Fakes News". Mientras su imagen se cae a pedazos, como también su intención de votos para el 2022.


Por Gabriel Michi



El ex capitán, en su laberinto. Así está el polémico Presidente de Brasil, Jaír Bolsonaro. Cada vez más encerrado. Y ahora su laberinto no es otro que el que él mismo construyó con una política irresponsable y de peligrosísima negación frente a la Pandemia de COVID 19. El Senado aprobó el informe que generó la Comisión De Investigación de la Pandemia de la Cámara Alta quien, durante 9 meses de trabajo y casi 70 audiencias, llegó a la conclusión de que el mandatario habría cometido al menos 9 delitos. Entre ellos, el de "crímenes contra la Humanidad". Ni más ni menos. El desmanejo de la Pandemia llevó a Brasil a tener más de 600.000 muertos y más de 21 millones de contagiados. Y la prédica y las decisiones de Bolsonaro tuvieron mucho que ver con ese trágico resultado. Bolsonaro, quien quiso minimizar la situación llamando al COVID 19 simplemente como una "gripecinha", actuó en consecuencia. Y ahora se enfrenta a una acusación sin precedentes en la historia de Brasil: Nunca antes un Presidente había sido señalado por semejantes delitos.


La votación de la Comisión del Senado terminó con un resultado claro: 7 votos a favor contra 4 en contra del demoledor informe de 1.288 páginas. Además de Bolsonaro, fueron acusadas otras 79 personas, entre ellas los tres hijos del Presidente brasileño, como también ministros, exministros, diputados, médicos y empresarios por la gestión de la pandemia. Los delltos que se le imputan por su responsabilidad en la inédita crisis sanitaria que sufre el país son: "epidemia con resultado de muerte; infracción de medidas sanitarias preventivas; empleo irregular de fondos públicos; incitación al delito; falsificación de documentos privados; curanderismo; crimen de prevaricación; crimen contra la humanidad y delito de responsabilidad"






Pero la cosa no quedó allí. Los miembros de la Comisión Especial también le solicitaron al Supremo Tribunal Federal que suspenda a Bolsonaro de todas las redes sociales, tras la difusión de un video en que el Presidente sugirió falsamente que los vacunados contra el COVID 19 -él no se vacunó- son más propenso a contraer VIH-Sida. El polémico video en cuestión fue eliminado por las empresas Facebook e Instagram de sus respectivas plataformas y, por otro lado, Youtube suspendió el canal del primer mandatario brasileño -tiene 3,5 millones de suscriptores- por una semana. Pero ahora los senadores van más allá: quieren que la suspensión de las redes sociales de Bolsonaro sea permanente, ya que ésta no fue la primera "Fake News" que difundió. Es una más de centenares.


¿Cómo se llegó a la configuración de los delitos que se le asignan? Según los senadores, la mala gestión de la Pandemia estuvo demostrada no sólo en la demora en la adquisición de vacunas (y la no respuesta a los fabricantes); el colapso de salud pública; la supuesta presencia de un gabinete paralelo que asesoraba al Gobierno; en la materia; las presuntas irregularidades en un contrato de compra de la vacuna india Covaxin (que no se concretó) y el suministro de medicamentos sin la debida comprobación científica, además de haber ocultado la verdadera dimensión de la cantidad de desaparecidos.


Ahora, la posta la tiene la Justicia. Ya que el trabajo de la Comisión Especial del Senado era la de investigar y hacer este informe para ser entregada a la Procuración General del país y el Tribunal de Cuentas. Pero aún hay más: como se lo acusa de delitos contra la Humanidad, se lo denunciará también ante la Corte Internacional de La Haya.


Si bien el Procurador General de Brasil, Augusto Aras, es un aliado de Bolsonaro, en 30 días debe resolver si decide acusar formalmente al Presidente ante el STF. Si bien puede archivar el caso, lo cierto es que las miradas de todo el país (y del Mundo) estarán puestas sobre él. Hay más de 600.000 familias que perdieron a sus seres queridos que esperan que el Procurador esté a la altura de las circunstancias.






Es cierto que el paso que dio el Senado no constituye un pedido de "juicio político", sino que lo responsabiliza penalmente (a tal punto que de ser condenado por los delitos que se le imputan le podría caber una pena de hasta 30 años de prisión) no se puede ignorar el golpe que esto significa para su carrera y su malograda gestión en todos los aspectos. Hasta ahora, desde 2019, Bolsonaro afrontó 130 pedidos de 'impeachment'. Y esos se frenaron merced a las alianzas que supo tejer por ese indescifrable entramado de partidos de centro-derecha conocido como el "Centrao", que muchas veces negocia impunidad u otros favores buscando algún tipo de beneficio propio. Pero es tan escandalosa esta nueva denuncia que hay que ver cómo reaccionan.


Mientras, Bolsonaro atraviesa el peor momento en cuanto a su imagen desde que asumió. Tiene un nivel de rechazo del 65% de la población, según las encuestas. Y eso no puede pasar desapercibido cuando se sabe que dentro de un año serán las elecciones presidenciales. Hoy reúne una intención de votos que apenas araña el 30%, mientras que su principal rival, el ex Presidente Luis Inácio Lula Da Silva se acerca cada vez más al 50%. De ser así hasta sería probable que el candidato del PT doblegue en primera vuelta a su adversario hoy en el poder.


Así, con una popularidad en descenso permanente, con decenas de pedidos de "juicio político" esperando, con una gran cantidad de causas judiciales en su contra, con una inflación muy elevada, con índices de criminalidad y violencia en ascenso, y con una crisis socio-económica muy fuerte, hoy Bolsonaro se enfrenta a este nuevo frente que lo responsabiliza por el descontrol en el manejo de la Pandemia. En esa encerrona está atrapado el mandamás de la mayor potencia de Sudamérica. Una encerrona que el mismo creó, a fuerza de negligencia, autoritarismo y deshumanización. El ex capitán en su laberinto.