• MundoNews

Buenas noticias en medio de la Pandemia

La tragedia del Coronavirus abre una serie de debates que bien aprovechados generan disparadores auspiciosos a futuro para evitar que situaciones similares se puedan repetir.


Por Gabriel Michi





Es lógico pensar que una tragedia como la del Coronavirus no puede dejar nada positivo. Millones de infectados y miles de muertos, multiplicando el dolor en las familias que los perdieron, no podría aventurar a que nadie imagine que algo promisorio emerja desde semejante infierno. Sin embargo, la crueldad de esta avalancha mortal puso al desnudo varias otras de las enfermedades sociales que atraviesan la realidad mundial. Y esa evidencia sirvió para iluminar en la oscuridad de esos espacios, aceptados por acción u omisión, que deberían ser modificados si se quiere construir algo mejor y evitar futuras (y repetidas) tragedias. De esas flaquezas, se pudieron construir fortalezas y así es posible ver y pensar que algunas buenas noticias nacieron en medio de la tragedia. A saber:

- El Mundo pudo ver que el paradigma preponderante del "sálvese quien pueda" no sirve y que esa muestra de egoísmo extremo lo lleva a su propia destrucción.

- Eso despertó lazos de solidaridad y de defensa de los beneficios colectivos, del respeto hacia el otro (un respeto que vuelve como un búmerang virtuoso) que fortalecen la vida comunitaria.

- Los "avivados" o ventajistas dejaron de ser admirados u observados con un halo de indulgencia, respeto o complicidad, para pasar a ser condenados, denunciados y menospreciados por el resto de la sociedad.

- Además, se puso en foco a sectores vulnerables de nuestras comunidades, como los adultos mayores, tantas veces invisibilizados y ninguneados. Que de pronto aparezcan más amenazados ante un peligro tan presente, hizo que la preocupación y las acciones hacia ellos se manifiesten con más potencia.

- La dirigencia política (en todo el mundo y en especial en la Argentina) se logró colocar por sobre sus propios egos y mezquindades en pos del bien común, sin importar ideologías, réditos o colores partidarios. Se pudo construir puentes para superar la tristemente célebre "grieta".

- Se entendió de una vez la importancia que tiene el Estado para salvaguardar principios de igualdad y acceso a los derechos (por ejemplo a la salud) de todos los ciudadanos.

- Se vio cómo el Estado está donde y cuando el "Dios Mercado" se hace el distraído. Y los mismos que vilipendiaron por años su rol salieron paradójicamente a reclamar por su presencia. Su rol ordenador quedó al descubierto.

- Se comprendió la importancia que tiene el sistema de salud pública (además del privado) y la necesidad de invertir todo lo que se pueda y más para sostenerlo y dotarlo del conjunto de elementos y personal que necesita.