• MundoNews

Coronavirus en un rincón de la memoria

Actualizado: 24 de jun de 2020

El COVID 19 llegó al humilde Barrio José Luis Cabezas, en el límite los partidos de Berisso y Ensenada. El Estado provincial y los Municipios aislaron un sector. Pero la preocupación crece por la vulnerabilidad de esa zona. La historia de cómo bautizaron con el nombre del reportero gráfico asesinado en 1997 a este lugar que hoy pelea contra el mal que acecha al Mundo.



Por Gabriel Michi



El fuerte operativo sanitario en el Barrio José Luis Cabezas, en el límite de Berisso y Ensenada detectó 37 casos.

En esa geografía se cruzan la memoria y el dolor. El pasado y el presente. Un ícono histórico y un flagelo actual. Y se sintetiza en una postal de lo que nunca debió ocurrir. Ni ayer, ni hoy. En la provincia de Buenos Aires, en el límite de los partidos de Ensenada y Berisso, se levanta el Barrio José Luis Cabezas, un pequeño territorio de casas humildes donde hoy arrecia el Coronavirus. Y en el que en pocos días han confirmado al menos 37 casos positivos. Es en la actualidad uno de los principales focos de preocupación de la provincia de Buenos Aires, por las condiciones en las que viven sus pobladores. Sobre todos aquellos que están en los últimos rincones de esta barriada. Por eso, las autoridades sanitarias han intentado algo inédito: practicar un aislamiento parcial de ese sector, sin sitiar todo el territorio.


La memoria está representada por el recuerdo de José Luis en el nombre del barrio. El dolor por aquel crimen y este presente con el virus rondando. El pasado por la imagen de aquel reportero gráfico que se convirtió en un grito de Justicia. El presente, con la amenaza del mal que jaquea al mundo. El ícono mencionado es Cabezas. Y el flagelo actual es el del Coronavirus acechando. La síntesis de lo que no debió ocurrir, ni ayer ni hoy: un homicidio mafioso contra un hombre de bien y el castigo de una enfermedad que parece empecinarse con los más vulnerables.


Para quien escribe estas líneas, la noticia de que un barrio que lleva el nombre de Cabezas hoy padezca por la llegada de la Pandemia impacta doblemente. José Luis era mi compañero y amigo, con quien cubríamos la temporada de verano para la revista Noticias cuando lo asesinaron aquel funesto 25 de enero de 1997 en Pinamar. El fotógrafo se convirtió en un ícono para todo el periodismo y para la sociedad en su conjunto. Y fue así que, en los más diversos puntos de la Argentina aparecieron los recordatorios permanentes a su figura. En un mapa que realicé hace dos años, tras una búsqueda de mucho tiempo, encontré más de 75 espacios (barrios, calles, monumentos, plazas, aulas, entre muchos más) que lo homenajean. Y, entre esos, está el barrio José Luis Cabezas, en el que hoy explotó el Covid 19.



El trailer sanitario donde se realiza los test para detectar los casos de COVID 19 está instalado en el barrio Cabezas.


Historia y memoria con nombre propio