• MundoNews

COVID 19: La vacunación obligatoria crece en el Mundo

Actualizado: 11 feb

Mientras cada vez más países avanzan en ese sentido, todavía hay una enorme mayoría que no han llegado a esa instancia. El debate crece y divide a la ciencia y a la política. Mientras ya se aplicaron más de 10.000 millones de dosis, sigue la inequidad giobal en el acceso a las mismas. Qué dicen las encuestas internacionales y qué los especialistas argentinos.


Por Gabriel Michi



¿Es necesario volver obligatoria la vacunación contra el COVID 19? La pregunta es algo que se ha colocado en el centro de la agenda internacional. Y viene generando un enorme debate. En la ciencia. Y en la política. La opinión mayoritaria de los especialistas es que sí, que la única forma de terminar de una vez con la Pandemia del Coronavirus (o al menos volverlo endémico y controlable) es adoptar la inoculación obligatoria para todo el mundo. Y señalan que es el camino insoslayable para intentar alcanzar la anhelada "inmunidad de rebaño". Pero muchos saben que eso hoy parece un recorrido difícil de concretar. Sobre todo porque en la política quienes conducen los destinos de las distintas naciones se ciernen en la incertidumbre de ser considerados antidemocráticos por esa presunta "coerción" hacia su población. Es más, dudan sobre si el suficiente apoyo de sus respectivos parlamentos se podría caminar en ese sentido, ya que para eso se vuelva una realidad es necesario que la obligatoriedad tenga fuerza de Ley. Y saben que eso no es fácil. Más si se tiene en cuenta que entre los argumentos que esgrimen quienes se oponen a la misma está la supuesta "etapa experimental" que aún transitarían las vacunas. Contra eso se puede demostrar la evidencia empírica y a escala planetaria que los inoculantes han demostrado frente a los casos graves y en la prevención de las muertes. Algo categóricamente indiscutible.


Lo cierto es que en los últimos tiempos cada vez hay más países que avanzan en la idea de hacer que las vacunas contra el COVID 19 sean obligatorias. El pasado 4 de febrero, Austria (con 9 millones de habitantes) se convirtió en el segundo Estado europeo en poner en marcha la obligatoriedad. Antes había sido el Vaticano (con apenas 800 residentes) el que la había impuesto. En el caso de este microestado esa medida también rige para los 2.400 empleados que diariamente desarrollan sus tareas en el lugar.


Es más, el Vaticano no dejará ir a trabajar a quienes no presenten el certificado de vacunación contra el Coronavirus, y lo considerará una "ausencia injustificada", con la consecuente suspensión del sueldo. Así lo dispuso a través de un decreto vigente desde el pasado 23 de diciembre y firmado por el titular de la Secretaría de Estado, el cardenal Pietro Parolin, mano derecha del Papa Francisco.


En el caso de Austria la imposición alcanza a toda la población adulta. El país europeo siguió la línea planteada por otros de distintas geografías: Micronesia, Tayikistán y Turkmenistán ya habían vuelto obligatoria las vacunas contra el COVID 19 entre los mayores de 18 años desde mediados de 2021. Sin embargo, Indonesia les ganó de mano e impuso como condición irrenunciable el estar inoculado a todos sus adultos ya en febrero del año pasado.



En Austria comenzó a regir la vacunación obligatoria en febrero. Es el segundo Estado europeo después del Vaticano.


En América Latina, el primer país en avanzar en ese sentido es Ecuador, gobernado por el presidente liberal Guillermo Lasso. La novedad fue que la obligatoriedad en la vacunación se aplica desde niños de 5 años, algo que no ocurría en otras latitudes. Sin embargo en Costa Rica la imposición de inoculación rige sólo para niños entre 5 y 11 años de edad.


Es llamativo el caso del país centroamericano porque adoptó un camino diferente al del resto del Planeta. Los gobiernos de distintas naciones que imponen las vacunas como obligatorias se han inclinado en general en hacerlo en la población adulta, y en especial en aquellos más vulnerables, es decir, los de mayor edad. Así es, por ejemplo, en Italia y Grecia, donde rige para aquellos con más de 50 años. En República Checa el gobierno del primer ministro de Petr Fiala decidió anular el decreto que obligaba a las personas mayores de 60 años a inocularse (como también a determinadas profesiones) que iba a entrar en vigencia el 1 de marzo. Según dijo el mandatario llegó a esa resolución para evitar "aumentar las divisiones en el seno de la sociedad".


Otros Estados establecieron la obligatoriedad de la vacunación de acuerdo a determinadas cuestiones socio-profesionales. Lo hacen de forma directa o bien imponiendo restricciones que llevan a los no vacunados a un camino sin salida que los lleva a tener que inocularse sí o sí para poder seguir desarrollando sus vidas y sus actividades. Así ocurre en naciones democráticas como Alemania o Francia, donde la vacunación es obligatoria para acceder a varios lugares abiertos al público, como cines, museos, cafés y restaurantes. Los denominados "pases sanitarios" se han vuelto algo común en casi todo el Planeta.



Opiniones divididas en el Mundo


El debate sobre la obligatoriedad de la vacunación contra el COVID 19 crece en todo el Mundo. Y, en distintos países se han realizado encuestas de carácter nacional para intentar medir qué grado de aceptación tiene en su población la imposición de esa medida. Así, por ejemplo, en un recuento realizado por el sitio Statista, se pudo ver que en México, por ejemplo, el 77% de los sondeados está de acuerdo con que las vacunas contra el COVID 19, siendo el país con mayor grado de apoyo de los expuestos en el informe.


Brasil, una nación sacudida como pocas por el efecto del COVID (el tercero con más contagios y muertes, después de los Estados Unidos e India), con 27 millones de casos y 635.000 muertos hasta el momento, aparece con un apoyo a la vacunación obligatoria del 68% de los encuestados. Es muy impactante que en el país de uno de los presidentes más negacionista e irresponsable en el manejo de la Pandemia como lo fue Jair Bolsonaro, casi 7 de cada 10 brasileños se inclinen por la necesidad de la imposición de las vacunas contra el Coronavirus.




En el mapeo realizado por Statista aparece Corea del Sur en tercer lugar en el apoyo a la vacunación obligatoria con un 66% de los encuestados que se manifestaron de esa manera. Y España, en cuarto, es el país europeo que cosecha más voluntades en favor de la medida. Ese 63% de personas que están de acuerdo con la imposición de la inoculación es coherente con la realidad de una nación que encabeza el ranking con mayor porcentaje de vacunados en toda Europa: 86% con una dosis, 81% con dos dosis y 48% con dosis de refuerzo.


En China, el país más poblado de la Tierra, con 1.400 millones de habitantes y más de 3.000 millones de dosis aplicadas, la vacunación obligatoria contra el COVID 19 obtiene un 62% de aprobación. Este gigante, donde se registraron los primeros casos de este virus allá por fines de 2019 (en la ciudad de Wuhan), sigue registrando una baja tasa de contagios y muertes según los datos suministrados por la OMS: 107.000 casos y 4.636 fallecidos desde el inicio de la Pandemia. Más allá de que en distintas esferas se pone en duda la veracidad de esa información, la política de "tolerancia cero" que las autoridades chinas han impuesto cada vez que aparece un posible brote (por incipiente que sea) parecen ser la clave para explicar la situación, tal como lo contó MundoNews.

Italia es también otro de los países europeos con mayor índice de personas vacunadas: 85% con una dosis, 78% con dos dosis y casi 60% con dosis de refuerzo. Quizás eso explique que el 60% de los italianos encuestados se hayan manifestado a favor de la vacunación obligatoria. Y, quizás también, aquellas postales del horror que se vivieron al comienzo de la Pandemia con miles y miles de adultos mayores que murieron sobre todo en el Norte de la Península.


En tanto, en el Reino Unido, un país que también atravesó una política zigzagueante de su gobierno (encabezado por Boris Johnson) la mitad de los encuestados se manifestó a favor de la vacunación obligatoria y tan sólo un 35% dijo estar en contra. Distinta es la situación en otros países europeos como Francia y Alemania donde es mayoritaria la opinión en contra de la imposición de la medida: 54% de los germanos y 53% de los franceses rechazan la obligatoriedad.

Los movimientos antivacunas, como ocurre en Francia, se oponen a los "pases sanitarios" y a la obligatoriedad.



Inequidades peligrosas


Más allá del debate por la obligatoriedad o no de la vacunación contra el COVID 19, lo cierto es que el gran problema que persiste a nivel global es la inequidad al acceso a los inoculantes, sobre todo entre países ricos y pobres. Hasta tanto esa desigualdad no se supere, el virus seguirá circulando y provocando estragos en la salud mundial. Si bien América Latina encabeza el ranking de las regiones con mayor tasa de población totalmente vacunada (67%), seguida por Europa (63%), y luego siguen Asia, América del Norte y Oceanía (60%), en África sólo el 11% de sus habitantes (133 millones de personas de un total de 1.200 millones) alcanzaron la inoculación completa.


Un informe de la Fundación Mo Ibrahim lo señala con todas las letras: "Cuanto más tarda el mundo en proporcionar equidad en las vacunas, más permitimos que la COVID-19 mute y se vuelva más peligrosa. Esta nueva variante demuestra que el nacionalismo de las vacunas es un enfoque miope que es contraproducente y nos pone a todos en peligro. Refuerza la realidad, una vez más, de que nadie está a salvo hasta que todo el mundo esté a salvo".




Argentina: Opinan los especialistas




El infectólogo Hugo Pizzi.

La opinión de los especialistas del Mundo se inclina abrumadoramente en favor de que la vacunación contra el COVID 19 se vuelva obligatoria. Y en la Argentina no es distinto. Por ejemplo el experimentado infectólogo Hugo Pizzi señala ante MundoNews: "Creo desde el comienzo de la producción de vacunas, que debe ser obligatoria. Nos encontramos con voces disidentes y presentaciones judiciales. Pero transitando la tragedia, la Justicia fue ayudando. Los camaristas federales hicieron hincapié sobre que la libertad individual nunca debe mellar o comprometer la colectiva. Personalmente por experiencia de haber vivido otras epidemias, estoy convencidos que con la obligatoriedad, ya estaríamos transitando el final".



El inmunólogo Jorge Geffner.

Por su parte, el bioquímico y inmunólogo del Conicet, Jorge Geffner, sostiene: "La vacunación tiene que se obligatoria, al menos para la población adulta. Ya vemos como se empieza a dar el debate en Europa, se está discutiendo en el parlamento alemán; Italia y Austria ya lo tienen. Hay que plantear la discusión, en todos lados lo están haciendo". Y agregó: "La evidencia que tenemos nos muestra que vacunarse te protege 10 o 20 veces más de tener una infección severa o la muerte. La vacuna debería incorporarse al calendario de vacunación. Pero, por otro lado, está el debate de si, incorporándola en el calendario, vamos a lograr que ese 10-12% de la población adulta que no vacunó lo haga. Bueno, la conclusión con el pase sanitario fue que sí, que sirvió" .




La infectóloga Gabriela Piovano.

En tanto, la infectóloga Gabriela Piovano, del Hospital Muñiz, señala ante la consulta de MundoNews: "La situación excepcional hace que sí tengamos que vacunar para tener el alivio de evitar nuevos eventos que lleven al colapso a la mayor cantidad de población, tenga o no tenga factores de riesgo. La obligatoriedad de la vacuna tal cual cómo se define (sólo para personas de riesgo), no sería eficaz para los fines que tenemos en esta Pandemia". Pero Piovano va más allá y agrega en su mirada una dimensión política y jurídica al asunto: "Si además agregamos el aditamento político donde seguramente se decretara la obligatoriedad de que toda la población se vacunara, determinados distritos que están gobernados por fuerzas políticas partidarias contrarias al Gobierno se van a oponer. Y una Corte Suprema que todavía no se ha depurado, va a acatar que se diga que ellos no están a favor de que todo el mundo se vacune, Desde ese punto, pensando en un marco teórico, la obligatoriedad debería tener el consenso de la población, cosa se ha demostrado en la vida real: de hecho si esta tercera ola está pasando ya y no hemos colapsado ni viendo los lugares ocuparse como sí paso en la segunda ola, ha sido a fuerza de la vacunación y no sólo a personas de riesgo sino a personas que circulaban y circulan y han estado protegidas y no formaron parte de esa lista que necesitaron ingresar a un hospital y correr riesgo su vida".


Hace unos días comenzó a circular en el país un documento firmado por más de 1300 profesionales de la Ciencia y la Salud que señala: "Con el fin de salvaguardar las vidas de todas las personas habitantes de nuestra querida Argentina, es que nos manifestamos en favor de la incorporación al Calendario Nacional de Vacunación, con carácter gratuito y obligatorio, el esquema completo de vacunación contra el SARS-CoV-2". Ese documento no hace otra cosa que ratificar la mirada que la abrumadora mayoría del mundo científico tiene sobre la necesidad de que la vacunación contra el COVID 19 se vuelva obligatoria. Un paradigma que crece en el Mundo entero.



365 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo