top of page
  • Foto del escritorMundoNews

El desafío de vivir sin teléfonos celulares

En una isla de Finlandia están promoviendo el turismo libre de esos dispositivos. La idea es potenciar la sensación de libertad y el contacto con la naturaleza. En ese mismo país hace años comenzó una simbólica "disciplina deportiva": el lanzamiento de aparatos móviles.


Por Gabriel Michi



No es una cuestión de cobertura o de alcances de la señal. Tampoco de la falta de antenas en el lugar. Se trata de una decisión de vida. En una isla de Finlandia proponen a sus visitantes dejar atrás los teléfonos celulares y vivir unos días sin la dependencia de esos dispositivos. Es decir, una desintoxicación tecnológica del aparato que más condiciona la vida de los seres humanos de todo el Mundo. La idea es convertir a esa zona en la primera región turística sin teléfonos celulares. La isla de Ulko-Tammio viene a romper con todas las costumbres de la actualidad, incluso aquellas que tanto se reflejan en las redes sociales en las que las personas suelen exponer y exhibir sus vacaciones. La pequeña isla de Ulko-Tammio, ubicada en el golfo oriental de Finlandia, frente a la costa de Hamina, fue declarada "zona libre de teléfonos". El responsable del área de Turismo de la campaña "Visit Kotka-Hamina", Mats Selin, señaló: "Queremos instar a los turistas a que apaguen sus dispositivos inteligentes y se detengan y disfruten genuinamente de las islas", La idea es que los viajeros mantengan su dispositivos inteligentes en sus bolsillos y que se desconecten de las redes sociales. La isla todavía tiene una red móvil en funcionamiento.


Vale decir que en la isla Ulko-Tammio (que forma parte del parque nacional del Golfo Oriental) no hay residentes permanentes y que sí es explotada turísticamente, Los visitantes pueden pasar la noche en tiendas de campaña o cabañas. A partir de ahora a los viajeros se los invitará (no se va a prohibir) a no usar la telefonía celular para "centrarse en la naturaleza". Así lo expresa Joel Heino, representante de Medioambiente de Finlandia, quien aclaró: "Esta es una gran iniciativa que también podría implementarse en otros destinos naturales".


En Ulko-Tammio proponen hermosos y naturales circuitos para caminar pero sin celulares.

Como contrapartida a esa desconexión, el lugar ofrece atractivas rutas para practicar el senderismo, recorriendo una hermosa costa rocosa, y los visitantes pueden escalar torres de observación de aves para ver la fauna. Para llegar a la isla se puede utilizar un barco privado, taxis acuáticos o en cruceros marítimos.


Esta iniciativa para dejar de lado por un rato los dispositivos tiene mucho que ver con la enorme dependencia que ha generado en la vida de los ciudadanos. Los adultos europeos pasan un promedio de seis horas al día frente a sus pantallas. Y eso contamina y condiciona su cotidianeidad. De hecho, un estudio de 2022 encontró que los participantes que tomaron un descanso de una semana en las redes sociales reportaron 'mejoras significativas' en el bienestar y la calidad del sueño. Los especialistas señalan que u descanso digital también puede ayudar a reparar su capacidad de atención en la vida cotidiana.



La isla de Ulko-Tammio es un paraíso natural ubicado al sudeste de Finlandia.


Lanzamiento de celulares


Pero en Finlandia no sólo la experiencia de realizar turismo sin estar pendiente del teléfono celular es algo que está mostrando cierto rechazo a la dependencia de esa tecnología. Hay también una curiosa "disciplina deportiva" que se instaló desde hace unos años: el lanzamiento de teléfonos móviles. Sí, así como se lee. La competencia se viene dispuntando desde el año 2000 en Savolinna. Para participar no hay límite de edad y se puede hacer en forma individual o por equipos. En términos generales hay dos categorías: la original y la freestyle. En la primera, las normas son las más estrictas. En cambio la segunda, cada persona puede tirar el móvil como quiera, aunque los jueces evaluarán el "estilo".


¿Cuál es la idea de la competencia? Según cuentan los organizadores en su web oficial. el objetivo es "liberar el estrés" que el teléfono celular le genera a las personas, ya sea por la dependencia permanente hacia el dispositivo o los inconvenientes y ansiedades que despierta, por ejemplo, cuando se queda sin batería. Como parte del juego, recomiendan que cuando el participante vaya a lazar su teléfono, recuerde ese momento en el que su celular le provocó una situación de muchísima tensión para así tirarlo con más fuerza y más lejos.


El dispositivo se tira con la mano encima de hombro y después se arroja hacia delante, como si fuera un tiro de basket, pero usando una sola extremidad. Otra regla es que cuando se llega al torneo uno entrega su propio celular que es mezclado con el resto y después a cada cual le toca el que le toca, aunque dicen que muchos terminan eligiendo el propio.


Este invento finlandés no se quedó dentro de sus fronteras sino que se fue extendiendo a otras naciones. Por ejemplo, en el año 2004 se celebró un campeonato en Trondheim, en el centro de Noruega.



Dries Feremans es un lanzador de jabalinas belga que desde 2014 tiene el récord en tiro de celulares: 110 metros.

El récord del mundo en tiro de celulares lo ostenta el belga Dries Feremans, un lanzador profesional de jabalina, quien impulsó su teléfono hasta llegar a los 110,42 metros, según publica el diario digital belg.be. Fue en agosto de 2014 en el campeonato de Bélgica. El joven, de 18 años, ya había participado en Finlandia el verano anterior, cuando logró ser sexto y un registro de 71,50 metros. En el caso del país que inventó esta "disciplina deportiva", Finlandia, su récord local lo tiene Ere Karjalainen, que con 18 años llegó a los 101,46 metros, según Huffington Post. El resultado fue conseguido en el 2012, y entonces se convirtió en el récord mundial, dos años después se lo arrebataron.


Pero, más allá del hecho simbólico e irónico que representa esta nueva práctica, como una forma de "vengarse" de ese aparato que es el que más condiciona -y estresa- la vida de los ciudadanos, lo cierto es que resume una sensación de agobio por la dependencia que hoy representa para el ser humano. Por eso aparecen también opciones como la de la isla finlandesa en la que se busca un turismo alejado de esos dispositivos tan esclavizantes. El desafío de vivir sin teléfonos celulares. Aunque sea por un rato. ¿Se podrá?





bottom of page