• MundoNews

Qatar: El boicot a un Mundial repleto de polémicas

Distintos jugadores y artistas se niegan a participar de la fiesta del torneo por "razones morales". Los últimos en anunciarlo fueron Dua Lipa y Rod Stewart. Hay denuncias de que en la construcción de los estadios murieron miles de personas y que existen distintas violaciones a los Derechos Humanos. La Copa más cara de la historia -220.000 millones de dólares- es cuestionada desde el principio. Blatter reconoció que la elección de la sede "fue un error".


Por Gabriel Michi

Mientras Blatter se arrepiente de haber elegido como sede a Qatar, artistas como Rod Stewart y Dua Lipa no actuarán.

Todo es expectativa frente al evento más convocante del deporte internacional. En menos de una semana comienza el Mundial de Qatar. Pero la cita más importante del fútbol llega envuelta en polémicas. Polémicas que se desataron en el mismo día en que se supo que este exótico lugar había sido elegido por la FIFA para disputarlo. Y, a partir de allí, las sospechas de corrupción estuvieron siempre presentes. Pero, sin duda, el punto más oscuro es la cantidad de vidas que se perdieron en la preparación del Mundial: según datos de The Guardian hasta marzo de 2021 alrededor de 6.500 personas -sobre todo inmigrantes de Nepal, India, Bangladesh, Sri Lanka y Pakistán- habrían muerto por las inhumanas condiciones de trabajo que se le impusieron a los obreros en la construcción de los estadios, bajo temperaturas que en muchos casos superan los 50° centígrados. Según Amnesty International la cifra de víctimas fatales superaría 15.000 entre 2011 y 2020. Sin embargo, las autoridades de Qatar y de la FIFA lo desmienten y señalan que "sólo" 3 personas murieron por causas directas vinculadas a la organización del Mundial y otras 37 por cuestiones "fortuitas". Frente a esto, distintos jugadores de fútbol y artistas se negaron a participar del mismo: los últimos en sumarse a la lista del "boicot" fueron los cantantes Rod Stewart y Dua Lipa.


Pero no sólo el fantasma de las muertes rodea al torneo que se disputará en Qatar entre el 20 de noviembre y el 18 de diciembre (debieron cambiar la tradicional fecha por las altas temperaturas). La falta de cultura futbolística de ese país sólo fue reemplazada por la disponibilidad de billetes que posee producto del petróleo. El propio Joseph Blatter, quien era el presidente de la FIFA cuando se eligió Qatar como sede, en los últimos días admitió que fue "un error" y reconoció que hubo injerencias políticas que pesaron demasiado ."Por supuesto que había una cuestión de dinero de por medio. Seis meses después de aquellas reuniones, Qatar compró aviones de combate a los franceses por un valor de 14.600 millones de dólares", contó el exdirigente suizo, quien tuvo que dejar su cargo en medio del vendaval de denuncias de corrupción.


Ese dinero propició que hoy el Mundial -el más caro de la historia ya que costará unos 220.000 millones de dólares- se haga en un país acusado de múltiples violaciones a los Derechos Humanos. En particular contra las mujeres y la comunidad LGTB. De hecho, se sabe que en los días que se desarrolle el torneo, el 1,5 millón de visitantes que se calcula que asistirá deberá someterse a las restricciones impuestas por la inflexible cultura local. No se podrá consumir alcohol fuera de los hoteles ni se podrán tener demostraciones de afecto en la vía pública; además la vestimenta de las mujeres tiene que ajustarse a las normas dispuestas por las autoridades y quienes peor lo pueden pasar son las personas gays. Como muestra sólo falta un botón: hace pocos días un embajador qatarí declaró que "la homosexualidad causa daño a la mente".


Según The Guardian y Amnesty International miles de personas murieron en la construcción de los 8 estadios de Qatar.

Frente a eso es que distintas personalidades del mundo del deporte y del espectáculo se negaron a participar de la fiesta mundialista, como una especie de "boicot" -por ahora individual- frente a las denuncias al respecto. Así ocurrió con la cantante Dua Lipa quien señaló que ni siquiera viajará a Qatar hasta que no se cumplan con las "promesas de respetar los Derechos Humanos". Y Rod Stewart, un fanático inconmensurable del fútbol, anunció que no sólo no participará sino que rechazó una oferta de un millón de dólares para actuar en la ceremonia inaugural. El cantante sostuvo que no le parecía correcto ir por cuestiones morales. "Me ofrecieron un montón de dinero, más de 1 millón (de dólares) para que tocara ahí. Lo rechacé (…) No es correcto ir. Y los iraníes deberían estar fuera también por entregar armas”, sentenció Stewart.


Algo similar ocurrió con la banda británica "The Cure". Su líder, Robert Smith, tuiteó: "Odio decepcionar a todos, pero a pesar de los rumores no estaremos en la ceremonia de apertura de la Copa del Mundo". Y con un hashtag cerró su idea: "#panycirco". Otro que rechazó poder viajar fue el influencer español Ibai Llanos, famoso por su amistad y entrevistas con estrellas como Lionel Messi y Sergio "Kun" Agüero, entre otros. El exitoso streamer contó que había recibido la oferta incluso para viajar el vuelo privado con la Selección de su país, pero que la había desestimado.


Otras figuras decidieron participar pero manifestando su rechazo a determinadas conductas locales. Por ejemplo, Harry Kane, capitán y líder en el ataque de Inglaterra, llevará un brazalete con los colores del arcoiris en los partidos que le toque disputar, con el objetivo de llamar la atención sobre los derechos de las personas gays. Y la marca que viste al seleccionado de Dinamarca, Hummel, decidió que su logo se vea borroso, como forma de protestar contra este Mundial y para que su compañía no quede "manchada" con el evento.


Robert Smith, de The Cure, se negó a participar del Mundial. Sampaoli y Klopp criticaron que se haga en Qatar.

También hubo técnicos como el argentino Jorge Sampaoli (del Sevilla) y Jurgen Klopp (del Liverpool) que cuestionaron públicamente que el Mundial se dispute en Qatar y señalaron que todo fue por una cuestión de dinero. "Ha habido muchas oportunidades para denunciarlos, pero mucha gente ha ganado dinero por razones equivocadas. Todos somos culpables", manifestó Klopp. Por su parte, en Alemania, varias hinchadas de distintos clubes plantearon que había que boicotear esta Copa. Así ocurrió con las parcialidades del Borussia Dortmund, del Hertha de Berlín o del Bayern de Múnich. Éstos últimos desplegaron una bandera que decía: 15.000 muertos por 5.760 minutos de fútbol. Vergüenza"


Sin embargo, todas esas voces disidentes no parecen poder hacer mella a la parafernalia mundialista, con sus miles de millones de dólares en danza. De hecho, como parte de su instalación en el planeta y de lograr mayores consensos, la organización de Qatar contrató como una suerte de "embajadores" de su imagen a figuras como David Beckham o Samuel Eto'o. Lo concreto es que la millonaria maquinaria ya está en marcha y nada puede detenerla. Ni el reclamo de figuras destacadas de distintos ámbitos. Ni siquiera la muerte de personas inocentes.


Beckham y Eto'o actuaron como una suerte de "embajadores" para promocionar el Mundial de Qatar.

111 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo