• MundoNews

ASPO o DISPO, esa es la cuestión

Actualizado: ago 1

El Gobierno argentino dispuso la extensión de la fase 3 de la cuarentena por otras dos semanas en el AMBA por la cantidad de contagios y muertos por el COVID 19. Y para explicar la decisión lo graficó con lo que ocurrido en tres provincias que pasaron del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio al Distanciamiento Social: Mendoza, Córdoba y Santa Fe.


Por Gabriel Michi



El mapa de los principales focos activos de COVID 19 en Argentina a fines de julio. Y la situación particular del AMBA.


Cuando se cumplieron 133 días desde el inicio a nivel país de la cuarentena por el Coronavirus, el Gobierno nacional, junto con el de la Provincia y el de la Ciudad de Buenos Aires decidieron extender hasta el 16 de agosto la "fase 3" que hoy rige en la zona del AMBA. Desde aquel 20 de marzo en que se decretó el Aislamento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) en toda la Argentina, distintas provincias y localidades comenzaron a flexibilizar las medidas restrictivas, yendo al Distanciamiento Social Preventivo y Oblogatorio (DISPO) y a ir, de a poco, acercándose a la denominada "nueva normalidad", en lo que sería la "fase 5". Pero, muchas de ellas debieron dar marcha atrás ante la explosión de casos. Sólo a inicios de julio fueron 13 provincias, la mitad del país, las que debieron retroceder en sus aperturas.


Ahora, habiendo transcurrido 150 días del descubrimiento del primer caso de COVID 19 en la Argentina (el 3 de marzo), la extensión de la cuarentena generó hartazgo social en muchos sectores y preocupación por las consecuencias económicas de esas medidas. Sin embargo, es sabido que si no se hubiesen tomado las disposiciones restrictivas hoy el escenario sería mucho peor. Si bien al finalizar julio el país había superado los 180.000 contagios y se acercaba a los 3.500 fallecidos, las proyecciones de lo que pudiese haber ocurrido si no se llegaban a tomar esas medidas multiplicarían por tres: alcanzaría los 900.000 infectados y los 25.000 muertos si, por ejemplo, se toma como referencia Chile, país con el 40% de la población argentina y que tuvo su primer caso el mismo 3 de marzo pero que para esa fecha ya superaba los 355.000 contagios y los 9.500 decesos.


Ahora bien, la discusión entre el ASPO y el DISPO está más candente que nunca. Y, en el mensaje transmitido el 31 de julio desde la Quinta presidencial de Olivos, el primer mandatario Alberto Fernández (junto al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof) mostró una serie de filminas donde se muestra lo ocurrido en tres de las principales provincias argentinas cuando se pasó del Aislamiento Obligatorio al Distanciamiento Social. Esos distritos fueron Mendoza, Córdoba y Santa Fe.









En algunas de estas provincias ya se había logrado avanzar incluso hasta la posiblidad de las reuniones sociales con un número considerable de presentes pero con ciertos techos. En Córdoba incluso hasta se logró festejar el Día del Amigo (el 20 de julio) compartiendo el momento en bares. Pero la realidad es que los gráficos demuestran cómo explotaron y se multiplicaron los contagios cuando se pasó de la instancia del Aislamiento al del Distanciamiento. En promedio ese crecimiento fue de un 1.000% en los contagios.


También es cierto que en la región AMBA los casos se dispararon a medida que el invierno avanzaba. Pero ese crecimiento fue gradual. Y aumentó a medida que se fueron flexibilizando las distintas etapas de las cuarentenas. Y, en todo caso, las restricciones sirvieron no sólo para desacelerar los contagios sino también para dotar al sistema de salud de más camas en las Unidades de Terapias Intensivas. Y que el sistema no colapse ni se sumerja en el doloroso "dilema de la última cama", tan presente en otros países, como informó MundoNews. Al menos, hasta este momento, ese objetivo se logró.


Hoy donde se alzan muchas voces contra las cuarentenas estrictas, los números (que en realidad son personas) parecen darles una cachetada de realidad. Pese a que no quieran reconocerlo. Y en esta disputa donde ya han jugado sus apuestas, simplemente hay que ver lo ocurrido. Y lo que podría haber ocurrido. En este dilema del ASPO o DISPO lo que se esconde en realidad es otro mucho más profundo. El de la vida o la muerte.

38 vistas

Suscripción al Newsletter

  • Instagram
  • Icono social Twitter
  • Facebook icono social
  • YouTube