• MundoNews

Todos los hombres (en problemas) del Presidente

Cada vez son más los allegados a Donald Trump que están comprometidos en la Justicia por distintos tipos de delitos. Esta semana fue detenido Steve Bannon, ex estratega de la campaña que lo llevó a la Casa Blanca. Pero la lista es extensa y con crímenes diversos, muchos de ellos relacionados con lo que hicieron para que el magnate alcance su objetivo.


Por Gabriel Michi




Una película de terror se proyecta sobre el inquilino de la Casa Blanca. Donald Trump, hoy en campaña para su reelección, ve cómo los fantasmas de la anterior carrera de 2016 se proyectan sobre esta nueva etapa. Aquellos que hicieron lo imposible para que el magnate llegue al Salón Oval sea como sea, cueste lo que cueste, hoy atraviesan un destino incierto por aquellas maniobras o por otras: algunos de ellos incluso terminaron tras las rejas. El último ejemplo fue el de Steve Bannon, ex estratega de aquella campaña y un hombre muy influyente en el perfil populista y nacionalista que Trump le impuso a su discurso desde ese momento. Bannon fue, ni más ni menos, el creador del slogan "Estados Unidos Primero", que fue el sello de la maquinaria electoral del empresario, y que iba acompañado de un discurso anti inmigratorio muy fuerte. De hecho, eso fue clave en su reciente detención. Bannon, junto con otras personas, encabezó una organización que se llamó "We Build The Wall" ("Nosotros construimos el muro") que recaudó unos 25 millones de dólares para levantar esa famosa barrera en la frontera con México. Hubo 330.000 donantes que pusieron su dinero. Pero muchos de esos billetes nunca llegaron a destino. Y la Justicia acusa a Bannon y sus secuaces de haberse quedado con esa plata, cometiendo un "fraude". A él en particular lo señalan de guardarse en su bolsillo un millón de dólares y por eso, lo fueron a buscar a su yate de 29 millones de dólares, y se lo llevaron preso. Fue liberado horas después en Manhattan, tras el pago de una fianza de 5 millones de dólares.


Como Bannon, hoy todos los hombres del Presidente, o al menos aquellos que se involucraron en una campaña que de limpia tuvo poco, están en problemas. Además del mencionado, los nombres que se suman a esa lista son los de Roger Stone, Michael Cohen, Paul Manafort, Rick Gates, Michael Flynn y George Papadopoulos. MundoNews se sumerge en el Planeta Trump y cuenta quién es cada uno de estos personajes, de qué se los acusa y qué rol cumplieron en torno al actual Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica.








Steve Bannon




El 20 de agosto de 2020, junto a Steve Bannon fueron detenidos otros tres involucrados en el escándalo de "We Build The Wall": Brian Kolfage (un ex veterano de la invasión a Irak, que sufrió una triple amputación), Andew Badolato, agente financiero de Florida y Timothy Shea, de Castle Rock (Colorado). Están acusados de fraude bancario y conspiración para lavar dinero, delitos que tienen una pena máxima de 20 años de cárcel. Todos ellos formaban parte de la conducción de la organización mencionada, la que recaudó 25 millones de dólares para construir el muro y evitar la inmigración desde México, pero que se supone esos fondos fueron desviados a sus finanzas personales y a sus lujosos placeres.


No es la primera polémica que envuelve a Bannon. Este hombre, antes de involucrarse en la campaña de Trump, dirigía una web de extrema derecha llamada Breitbart News, que fue una especie de usina donde abrevó y se nutrió el discurso nacionalista del futuro Presidente antes de 2016. A su creador lo llamaban el "Príncipe de las Tinieblas", por sus prácticas oscurantistas en materia de estrategias políticas.


Rápidamente, al conocerse la detención de Bannon, Trump salió a despegarse de la maniobra de recaudación de fondos para el muro con México. "No sé nada sobre este proyecto", dijo. "No he tenido contacto con él desde hace mucho tiempo. Creo que es algo muy triste para Bannon. Creo que es sorprendente", sostuvo. Y señaló sentirse "muy mal" por su ex asesor.



Paul Manafort



Dos días antes de que Bannon fuese detenido, otro hombre clave de la llegada al poder de Trump también vivió un mal momento. Se trató del jefe de la campaña electoral, Paul Manafort, un importante y experimentado consultor del Partido Republicano, quien fue acusado por el Senado norteamericano de haber compartido secretamente información con un funcionario de inteligencia ruso, lo que representó una amenaza de espionaje "grave" para su país.


Manafort encabezó la campaña de Trump en 2016 durante seis meses. En ese período se comunicó directa e indirectamente con Konstantin Kilimnik, un oficial de inteligencia ruso, y Oleg Deripaska, un hombre muy cercano a Vladimir Putin. Según el informe del Senado "en numerosas ocasiones, Manafort buscó compartir en secreto información interna de la campaña con Kilimnik". Entre el material compartido se encuentran las encuestas que manejaba el equipo de campaña de Trump, como también estrategias para llevarla adelante. No queda en claro cuál era la razón ni qué se buscaba con ese intercambio de información, pero marcan una coincidencia más que llamativa: cuando eso ocurría, según la comisión de la Cámara Alta estadounidense, el servicio de inteligencia ruso (GRU) se estaría involucrando (a través de redes sociales y otros mecanismos) en favor de la campaña del neoyorquino, en detrimento de su rival demócrata, Hillary Clinton. Manafort "se estaba comunicando en secreto con un oficial de inteligencia ruso (...) mientras la operación de inteligencia rusa para