• MundoNews

COVID 19: El misterio de Formosa y Catamarca

Actualizado: abr 24

El Coronavirus se extendió por 22 provincias argentinas. Pero en esas dos no hubo ningún paciente positivo. Cuatro periodistas de esos lugares explican las razones. Controles estrictos, pueblos "cerrados", fronteras bloqueadas y anticiparse a medidas nacionales entre las claves. Cómo la preparación frente al Dengue pudo colaborar para frenar a este virus.


El 3 de marzo de marzo de 2020, el flagelo que ya golpeaba al Mundo, llegó a la Argentina. En particular, a la Ciudad de Buenos Aires. Habiendo pasado poco más de un mes y medio de aquel primer paciente, hoy de las 24 provincias argentinas (incluyendo a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires) sólo dos que no registraron hasta el momento casos de Coronavirus: Catamarca y Formosa. ¿Cómo lograron hacerlo? ¿Qué particularidades tienen esas provincias para conseguir que el COVID 19 no haya atravesado sus fronteras? ¿Cuál es la razón para que aún estando rodeados de territorios con muchísimos pacientes a los que se les detectó el virus, ellos pudieron bloquearlo? ¿Fue simple casualidad, una cuestión de suerte o una estrategia planteada con anticipación? ¿Qué acciones tomó el gobierno provincial y cuáles los municipios? ¿Qué factores colaboraron para esa realidad? ¿Están preparados sus sistemas de salud ante la eventualidad de que aparezca algún caso positivo? Esas son sólo algunas de las preguntas que surgen frente a esa situación privilegiada en estas dos provincias argentinas que hoy no han registrado ningún paciente de este mal que no sólo atacó al resto del país, sino a todo el Mundo.


Para encontrar respuestas a estos interrogantes, MundoNews consultó a cuatro periodistas (dos de Catamarca y dos de Formosa) con el objetivo de tener información de primera mano frente a este hecho al menos curioso.



Catamarca



En el caso de la provincia de Catamarca, una provincia con 415.000 habitantes ubicada en el noroeste argentino y que es gobernada (desde el 10 de diciembre de 2019) por Raúl Jalil, del Partido Justicialista, permanece indemne del Coronavirus pese a estar rodeada por cinco provincias que al 22 de abril han tenido, en mayor o menor medida, gran cantidad de casos: La Rioja (45 casos), Salta (3), Tucumán (35), Córdoba (264) y Santiago del Estero (12). Además de tener frontera con el vecino Chile donde ya se contabilizan 11.000 contagios y 160 muertos.



Paula Argañaraz Loyola, comunicadora social de la provincia de Catamarca, lo explica así ante MundoNews: “En primer lugar creo que el gobierno tomó las medidas necesarias a tiempo, conjuntamente con la implementación de la cuarentena, las decisiones de cerrar las camineras, controlar la circulación interna, e implementar el uso del barbijo obligatorio desde el 27 de marzo. De hecho, Catamarca fue la primera provincia en hacerlo. Además creo que hubo otro factor: el porcentaje de gente que regresó a la provincia proveniente de zonas de riesgo como Italia, España, Estados Unidos, China, Japón, Brasil, entre otros países, fue relativamente baja en relación a la cantidad de habitantes que tenemos, y toda esa gente fue aislada (y obligada a cumplir la cuarentena) en sus hogares”.

Alejandra Saravia, periodista del diario El Ancasti, coincide con su colega en cuanto a las razones para que en Catamarca no haya ningún caso de Coronavirus: “en primer lugar, porque se tomaron medidas de prevención incluso antes que la Nación. Por ejemplo, el uso obligatorio del barbijo se tomó al principio. Los controles fueron más estrictos al comienzo. Además se cerró el paso internacional San Francisco que comunica con Chile apenas se declaró la Pandemia. Y otra razón es que es una provincia con pocos habitantes, entonces es más fácil controlar. Hubo controles, de alguna manera que fueron efectivos. Y fueron anteriores a las decisiones que tomó después el Presidente”.

Con respecto a las medidas que tomó el gobierno provincial y los municipios para evitar la propagación del virus, Paula Argañaraz Loyola, señala que fueron claves distintas acciones: “la implementación de las medidas sanitarias en materia de prevención, el barbijo obligatorio, la suspensión de clases, el trabajo de los puestos camioneros, el manejo de la información actualizada, con un gran esfuerzo de difusión de mensajes preventivos e informativos no sólo de COVID 19 sino también con el dengue que nos preocupa mucho”.


En tanto, su colega Alejandra Saravia manifiesta que el Gobierno provincial “tomo muchas medidas y los municipios también. Algunos fueron un poco extremas. Por ejemplo, los municipios decidieron cerrar ingresos y salidas de los mismos. Eso generó problemas porque incluso algunos que estaban exceptuados como los transportistas no podían llevar mercadería; tampoco los productores sobre todo en el Interior de la provincia. Y eso generó que incluso se realizaran presentaciones judiciales. Se tomaron muchas medidas. Por caso, en el tema minería, los trabajadores del sector (que algunos son de otras provincias) en departamentos claves pueden entrar hasta determinados puntos, después tienen que hacer un transbordo y de ahí se van a las minas del Interior. Pero no pueden ingresar a municipios, no pueden circular. Entonces hubo, además de la cuarentena, otras medidas bastantes estrictas. Ahora, por ejemplo, no se permite la circulación de dos personas en una misma moto; tiene que ir uno solo y se busca también evitar el traslado de niños. Hubo varias medidas en ese sentido”.


Frente a estas situaciones, surge la pregunta de cómo está el sistema de salud de Catamarca, ante la posibilidad de la llegada del COVID 19. Paula Argañaraz Loyola señala que: “Por lo que sé está funcionando adecuadamente. Es importante destacar la creación de un Hospital Monovalente Respiratorio que se llamó “Carlos Malbrán” y dos nuevos centros (con refacciones y ampliaciones especiales): el hospital de Villa Dolores y el de Piedra Blanca, listos para asistir a cualquier paciente con COVID 19 que se registre en la provincia. Además, el trabajo de los agentes sanitarios en los puestos camioneros, hoy abocados a hacer cumplir las obligaciones sanitarias a las personas que ingresan a la provincia con la autorización excepcional para circular por vía terrestre que se habilitó en estos días”.

Alejandra Saravia sostiene que en materia del sistema de salud “hay algunas críticas por algunas deficiencias, en el interior sobre todo, por la falta de algunos elementos para enfrentar el COVID 19. Pero se empezó a terminar un centro que sería especialmente parta las enfermedades respiratoria y ahí entraría el COVID; se está acondicionando un lugar que sería un hospital monovalente donde se van a poder atender ahí todas estas cuestiones de manera específica y se designó personal para ese hospital. Esto se estaría inaugurando en esta semana. Justamente la Provincia espera tener ese monovalente para estar preparado por si se viene el COVID 19. Eso es lo que está faltando”




Las obras de construcción del Hospital Monovalente Pulmonar "Carlos Malbrán" en Catamarca, a punto de concluir.


FORMOSA






La otra provincia que no tiene casos de Coronavirus es Formosa. Su gobernador Gildo Insfrán (Partido Justicialista) ocupa ese cargo desde 1995 (o sea, hace 25 años). Éste es su séptimo período consecutivo al frente de esta provincia con más de 580.000 habitantes y que es una de la más pobre (sino la más) de la Argentina. Pese a ser lindante con otras dos provincias argentinas que sí tienen casos de COVID 19 (Salta, con 3 infectado y la explosiva Chaco con 270), Formosa sigue indemne a este flagelo. Y aunque también tenga una extensa frontera con el vecino Paraguay que ha superado los 200 casos y 9 muertos, tampoco eso ha condicionado la situación en esta provincia.

Gabriel Hernández es periodista, abogado y fue intendente de la capital formoseña entre 1999 y 2003 (UCR-Alianza). Según su mirada, la explicación por la que en esa provincia no hubo hasta hoy casos de Coronavirus tiene varias aristas: "Si comparamos la situación de Formosa con la vecina provincia del Chaco, vemos que hubo mucho de aleatoriedad en el inicio de la cadena de contagios en Chaco, y que al mismo tiempo Formosa tenga cero casos. El 28 de febrero regresaron al país dos mujeres provenientes de España, que volvieron vía Asunción (Paraguay). Desde allí viajaron a Resistencia, Chaco, su lugar de residencia: ellas trajeron el virus a esta zona del Nordeste argentino. Pasaron por Formosa, provenientes de Paraguay y por pura buena suerte no contagiaron a nadie. Al día siguiente que llegaron a Resistencia, la hija, una becaria de investigación de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional del Nordeste, se puso en contacto con mucha gente y empezó la cadena de contagios, que colocó al Chaco en la zona roja del Coronavirus, con fallecidos que fueron las personas que estuvieron en contacto con esas dos personas".


Por su parte, Diego Madoery, periodista de Radio Uno Formosa, explica: "Más allá de lo que dijo el Ministro (de Gobierno, Jorge González) de que 'Dios es formoseño', hay cuestiones operativas que el Gobierno hizo bastante bien previo a la cuarentena nacional, como por ejemplo el seguimiento de todas las personas que llegaban a Formosa. Recordemos que en Formosa no hay aeropuerto internacional y los que viajan al Exterior lo hacen desde Asunción del Paraguay. Eso permite a Gendarmería, a Migraciones y a la Policía controlar bastante a las personas que vienen del Exterior y entran a la provincia. Y eso permitió encontrar el 'caso Cero' del Chaco, que bajó en Asunción, pasó por Formosa y se fue a Resistencia. Se tenían los datos de las personas. Por eso el control que se le hacía al principio a cada persona que entra a Formosa (y que ahora es muchísimo más estricto) le permitió al gobierno ir controlando posibles casos sospechosos. Al principio había más que ahora. Esperan que vaya a haber casos positivos, no lo descartan".




Según Hernández, "lo que pasó en Chaco puso en alerta a Formosa, y se adoptaron medidas muy estrictas para evitar que ingresaran a la provincia personas provenientes de zonas de circulación viral. Todos aquellos que viajan a Formosa son recibidos en un puesto de control sanitario en General Mansilla, sobre la Ruta Nacional 11, que nos conecta con Chaco. Allí se los evalúa y si no presentan síntomas, se les indica que debe continuar viaje hasta la ciudad de Formosa, donde son nuevamente examinados en un centro de salud. Y finalmente se los escolta hasta el lugar de residencia donde deben guardar los 14 días de cuarentena preventiva estricta. Son visitados diariamente por personal de la Provincia que se aseguran de que están en el domicilio y que cumplen la cuarentena. Dentro de las ciudades, las medidas de control del cumplimiento de la cuarentena son también estrictas, y se establecieron horarios para el funcionamiento de los comercios exceptuados de la cuarentena. Hay retenes policiales de control en calles y avenidas".



Con respecto a las acciones que han tomado los municipios, el periodista de Radio Uno Formosa sostiene: "Acá todo está concentrado en un Comité que preside el ministro de gobierno Jorge González y todos los intendentes de las ciudades se reportan ahí. Está todo concentrado: la información, las acciones, la planificación de medidas. Está todo ahí. Por ejemplo, ahora que Nación sacó la disposición de que hay que usar barbijos en los medios de transporte públicos, el Comité determinó que lo iba a hacer y en Formosa Capital -que es el único lugar donde hay transporte de pasajeros- desde este martes (21 de abril) es obligatorio el uso de barbijos tanto en taxis, remises como en colectivos urbanos. En cuanto a otras medidas municipales, lo que se ha hecho en todos los pueblos es cerrar calles laterales para que el ingreso y la salida de gente y de vehículos sea por un par de calles nada más y así justamente tener mayor supervisión de cada persona y cada vehículo que entra".



Según señala Madoery también hubo cierres en la frontera con el Chaco. Hoy Formosa tiene solamente dos pasos habilitados, uno en la Ruta 11 y otro en Subteniente Perín sobre la Ruta Nacional 95 . "Eso también le permite a Formosa tener un status sanitario bastante supervisado y controlado porque son dos puntos de acceso de dos lugares por donde pueden llegar a ingresar personas y mercaderías. De hecho, hace un par de semanas se secuestraron unas 20 canoas que traían gente desde el Chaco a Formosa y los bloquearon. Está muy estricto todo lo que es la vinculación en temas de mercadería: Formosa recibe todo por camiones (que viene del sur del país). Y a cada uno se lo fumiga, se lo desinfecta, se lo controla. Y al chofer se le toma la temperatura, sus datos personales y se lo acompaña. En muchos casos se los acompaña hasta el lugar donde tiene que hacer la descarga con un móvil policial para controlar sus contactos con las personas. No se le permite a los camiones parar en las estaciones de servicio para pernoctar o comer; sólo se le permite ir al baño. Y después los municipios hacen un control sobre la circulación de estos camiones. Formosa tiene un paso fronterizo habilitado con Paraguay pero se cerró el otro (Ita

Enramada - Puerto Pilcomayo). Y se destruyeron los puentes clandestinos que permitían pasar mercaderías y gente desde Clorinda a Paraguay. También ahí Gendarmería está haciendo un trabajo muy fuerte. De hecho hoy no se puede ir a Paraguay desde Formosa ni venir desde Paraguay a la Argentina. Sí se permite el movimiento de cargas pero los choferes de esos camiones tienen que venir solos, no pueden hacerlo con otra persona. Así se reduce la cantidad de individuos que pueden cruza. Y en el otro punto de contacto que tenemos, que es en el Oeste con Salta, también hay un sistema bastante parecido de una súper presencia policial de control de destino, origen, tanto de las personas como de las cargas. Se desinfectan los vehículos, a las personas se les hacen todos los chequeos previos y ante la menor duda no se los deja ingresar al territorio formoseño. Y se cumple bastante fuerte la cuarentena en la provincia de Formosa", sostiene el periodista.

El ex intendente capitalino Gabriel Hernández agrega otros elementos: "La actividad económica se detuvo totalmente. No hubo inconvenientes en ese aspecto, ya que buena parte de la población tiene asegurado el ingreso porque son empleados públicos, jubilados o pensionados. Los demás, esperan la ayuda anunciada por el Gobierno nacional. En síntesis, Formosa quedó fuera de la zona de circulación viral del COVID-19. No tuvimos 'casos cero' al comienzo de la emergencia e inmediatamente se cerró el ingreso a la Provincia, donde se aplicó una cuarentena muy estricta"


Ahora, ¿qué pasaría si apareciera el virus en Formosa? ¿Su sistema de salud podría responder? Para Hernandez, "la situación del sistema de salud de la provincia es muy precaria. La red de hospitales públicos provinciales carecen de equipamiento y se nota la falta de médicos de las distintas especialidades. En el interior provincial casi todos los pacientes son solamente evaluados y luego se los deriva a los hospitales Central y de la Madre y el Niño, en Formosa Capital, donde, si el caso lo amerita, son derivados al Hospital de Alta Complejidad, que es el centro de salud más completo de la provincia.

Madoery, por su parte, explica acerca de la situación del sistema de salud de Formosa: "hay toda de Atención Primaria que es la primera línea de defensa que tiene el sistema de salud de la provincia en comunidades aborígenes, en los barrios más populares con pequeñas salas y, si bien tienen limitantes de insumos y hasta también de combustible, eso no quita que tengan presencia. Como la provincia está dividida en circuitos de salud con cabeceras distritales, hace que todo se concentre ahí y que determinados casos de patologías o cuestiones muy específicas, se deriven a un tercer nivel de salud que es el Hospital de Alta Complejidad de Formosa. Pero está relativamente bien. Con muchos problemas de infraestructura, como la mayoría de los lugares, pero hay una inversión hecha en salud y eso se nota. Obviamente con falencia de provisión del insumo básico como puede ser algunos medicamentos o esas cuestiones, pero el sistema de salud está consolidado y con gente muy capacitada. Han venido médicos de Venezuela hace ya más de un año (hay más de 20 trabajando en la provincia). Y hay una estructura de salud del sector privado que está íntimamente hoy coordinado con la Provincia y están trabajando estrechamente en la prevención. Pero, sobre todo, ante los casos sospechosos han establecido protocolos de trabajo bastante ágiles. Por ese lado, el sistema de salud provincial, sea el público o el privado, no es de excelencia pero no es malo".


Hernández es categórico en su diagnóstico: "Formosa no está preparada para atender un número importante de personas contagiadas de Coronavirus, y por eso el Gobierno provincial se preocupa en poner toda la presión en el cumplimiento de la cuarentena preventiva".



El Hospital de Alta Complejidad de Formosa es el centro de salud más importante de atención de la provincia.

230 vistas

Suscripción al Newsletter

  • Instagram
  • Icono social Twitter
  • Facebook icono social
  • YouTube