• MundoNews

Cuba se suma a los 36 países con matrimonio igualitario

Tras un plebiscito histórico, el pueblo cubano aprobó la unión legal entre personas del mismo sexo. Argentina fue pionera. Otros Estados persiguen a los gays, incluso con la pena capital.


Por Gabriel Michi


Mucho se ha escrito sobre la persecución que por años sufrieron las personas homosexuales en Cuba. Pero la historia parece cambiar de sentido. En un referéndum histórico el 67% de los cubanos (casi 4 millones de personas) votaron "sí" a un nuevo Código de las Familias en las que se habilita el matrimonio igualitario, como también a adopción por parejas del mismo sexo y la “gestación solidaria”. El nuevo paquete de normativas avanza en pos de importantes derechos. Y el aval de los ciudadanos servirá aprobar el texto al que llegó la Asamblea Nacional en julio pasado y que viene a reemplazar al existente y que databa de 1973.


Así, Cuba se sumó a la nómina de 33 países que ya legalizaron el matrimonio igualitario. En el caso de América Latina ya existe en siete países y en varios estados mexicanos. Argentina fue pionera en la región siendo el primer país de Latinoamérica en aprobarlo en 2010 y el octavo a nivel mundial. Chile fue el país que más recientemente adecuó su marco habilitar estas uniones. Antes, además de Argentina, también lo hicieron Brasil, Uruguay, Colombia, Ecuador y Costa Rica. A nivel planetario la primera nación en declarar como legales las uniones de personas del mismo sexo fue Países Bajos, en el año 2001. Dos tercios de los Estados que lo permiten se encuentran en Europa Occidental. Sudáfrica es el único país de África donde estos enlaces fueron legalizados.


Como contracara de estos avances hay alrededor de 70 países donde ser gay o lesbiana es ilegal y el algunos casos hasta puede resultar letal. Varios países castigan con la pena capital a las personas del mismo sexo que mantienen relaciones: Arabia Saudí, Irán, Yemen, Sudán, 12 Estados que conforman Nigeria y parte de Somalia. Además, un gay puede ser condenado a muerte en Mauritania, Emiratos Árabes Unidos, Catar, Pakistán y Afganistán.



En otros 26 Estados la condena por ser gay puede ir de los 10 años de prisión y cadena perpetua. En 31 se castiga con hasta ocho años. En resumen, en uno de cada tres países (35%) es peligroso mostrarse como miembro de la comunidad LGTBI. Según un informe de 2019 de la o 2019 de la Asociación Internacional de Gais, Lesbianas, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales (ILGA), "en 68 naciones hay leyes que explícitamente prohíben los actos sexuales consensuados entre personas del mismo sexo y dos más los criminalizan de facto. Además, jurisdicciones que no pertenecen a Estados miembros de la ONU también castigan estas conductas, como Gaza, las Islas Cook y ciertas provincias de Indonesia”.


Así de paradójico y dispar es el Mundo. Mientras que en pleno siglo XXI, algunos Estados avanzan hacia la igualdad de derechos, otros los siguen negando y persiguiendo. El tema de las personas homosexuales es uno de ellos que llega al extremo de que una elección sexual puede terminar hasta con la propia muerte. No parece real. Pero así es. Cruelmente anacrónico. Cruelmente real.

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo