• MundoNews

EE.UU. insiste en la "fuga" del virus desde un laboratorio chino

Un informe de la Inteligencia norteamericana, publicado por el WSJ, señala que hubo tres científicos del Instituto de Virología de Wuhan que fueron hospitalizados en noviembre de 2019, lo que reaviva la hipótesis del supuesto "escape" del COVID 19. Fuerte desmentida del gobierno asiática y de la propia OMS que descree de esa teoría. Cruces y acusaciones.


Por Gabriel Michi




Y la guerra de informaciones cruzadas volvió a resurgir. Parecía perimida a la "Era Trump". Pero, cuando menos se esperaba, en EE.UU. reaparece las sospechas sobre el origen del COVID 19. Y, en esa sospecha, se reinstala la especulación sobre que el virus se habría "escapado" de un laboratorio en Wuhan, China. Algo que el mundo científico ya ha descartado y que situó la génesis del SarsCov-2 entre los animales. Y que la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), en su misión a la ciudad china donde se encontraron los primeros casos, ratificó. Ahora el Wall Street Journal acaba de publicar un artículo en el que señala que la Inteligencia norteamericana habría detectado al menos tres casos de científicos del Instituto de Virología de Wuhan que, en noviembre de 2019 (un mes antes de lo reconocido), fueron hospitalizados con "síntomas serían compatibles tanto con COVID como con la gripe estacional".


Semejante afirmación reaviva la polémica, sostenida hasta el hartazgo por el ex presidente de EE.UU. Donald Trump, sobre que el virus se habría "escapado" de un laboratorio en China. De esa manera, el magnate alimentó una y otra vez la teoría conspirativa sobre la potencia asiática, no sólo en materia del manejo de la enfermedad sino también en cuanto a la trasparencia con la que se manejó la Administración de Xi Jinping en la información sobre los inicios de la Pandemia que jaquea al Mundo.


Según el Informe de la Inteligencia norteamericana, citado por el WSJ: "La información en manos de los servicios secretos proviene de varios testimonios y es de calidad contrastada. Una noticia muy precisa, aunque aún no se sabe cuál fue la causa de la enfermedad que afectó a los tres médicos chinos".



El artículo de The Wall Street Journal reaviva la polémica entre EE.UU. y China.



Versiones cruzadas



Oficialmente en China reconocen que el primer caso lo tienen registrado el 8 de diciembre de 2019, pero en EE.UU. afirman que los contagios e internaciones comenzaron antes. De hecho, el propio WSJ señaló -en febrero pasado- que "muchos epidemiólogos sospechan desde hace tiempo" que el Coronavirus comenzó a esparcirse silenciosamente en Wuhan semanas antes, es decir, alrededor de la segunda quincena de noviembre de 2019. Esta versión sobre los indicios originales se extendió a distintos ámbitos y países. Sin embargo, en general, no abonaron a la hipótesis de una "fuga" del virus de un laboratorio.


Esta publicación del Wall Street Journal aparece en escena con una diferencia de horas con una reunión de la Organización Mundial de la Salud en la que se discute la siguiente fase de la investigación sobre el origen del COVID 19. Vale recordar que, como informó MundoNews, en las primeras pesquisas realizadas por los expertos la OMS en Wuhan se concluyó que la idea del supuesto accidente de laboratorio es "extremadamente improbable". Ese señalamiento, como también la adhesión a que la hipótesis principal se dirigía hacia un origen del virus en el reino zoológico, lo más probable partiendo de un murciélago a otro animal que actuó como intermediario con el ser humano.


Esas explicaciones no sólo no alcanzaron para las entonces autoridades sanitarias del gobierno de Donald Trump, sino que incluso en la actual Administración de Joe Biden se extienden las sospechas: el actual secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, deslizó que aquella investigación estuvo "contaminada" por China.


Desde el gigante asiático han salido rápidamente a responder a estas nuevas acusaciones. El portavoz del Ministerio de Exteriores de China, Zhao Lijian, señaló que "Para el 23 de marzo de 2021, ningún miembro del personal del Instituto (de Virólogía de Wuhan) se había contagiado de coronavirus. Por lo tanto, la publicación sobre la enfermedad de tres empleados del Instituto de Virología de Wuhan es absolutamente falsa". Además cuestionó: "Estados Unidos continúa promocionando la teoría del escape: ¿están realmente preocupados por tratar de rastrear los orígenes del virus o simplemente quieren desviar la atención del público?".




Antony Blinken, secretario de Estado de EE.UU. y Zhao Lijian, de la Cancillería china, en veredas opuestas.


Y se remitió a las conclusiones del primer informe que hizo la OMS tras su misión en Wuhan donde sus expertos recorrieron el Mercado de Alimentos (donde comercializaban animales vivos y que se ubica en el centro de las sospechas de la diseminación original del virus), el Hospital y en el propio Instituto de Virología señalado por estas teorías que se agitan desde la versión de la Inteligencia norteamericana.


Las principales conclusiones de aquel informe de la OMS fueron:


- El virus es de origen zoonótico, es decir, proviene de los animales.


- El murciélago es uno de los portadores del SARS-CoV-2, pero no sería el que lo transmitió de manera directa al ser humano. Habría un "agente intermedio" (posiblemente otro animal, que aún no fue identificado) por el que llegó a las personas.


- Si bien el Mercado de Alimentos donde se comerciaba animales vivos fue un importante difusor de la enfermedad, puede que no sea el foco original en el que el virus llegó al ser humano.


- La investigación determinó que los primeros casos datan de principios de diciembre o fines de noviembre de 2019, y no antes.

- Los alimentos congelados provenientes de otros lugares no tendrían que ver con la diseminación original del COVID 19.

- Y, por último, no hay ningún indicio que indique que el virus salió -voluntaria o involuntariamente- desde un laboratorio.



Pese a eso, desde el Departamento de Estado de los Estados Unidos se anunció que no se aceptarían los resultados de la investigación de la OMS sin antes verificarlos de manera independiente. Y, en ese marco se encuadran estos informes de Inteligencia que ahora difundió el WSJ.


Sin embargo, ante la desconfianza norteamericana el investigador Peter Daszak, miembro de aquella misión de la OMS que viajó a Wuhan publicó un mensaje en su cuenta de Twitter donde le salió al cruce: “Por favor, no confíen demasiado en la inteligencia de Estados Unidos (sobre el Coronavirus)” . Y agregó que el actual presidente Biden pretende “parecer duro” frente a China, pero que está “equivocado en muchos aspectos”.


Las conclusiones de la OMS sobre el origen del COVID 19 chocan con la hipótesis de la Inteligencia de EE.UU.


Lo concreto es que, en medio de una pelea multisectorial entre China y EE.UU. es difícil saber cuánto de todo esto tiene que ver con una disputa geopolítica entre las dos más grandes potencias del Mundo. Y, en medio de esa contienda, como en toda "guerra" la primera víctima suele ser la verdad. En todo caso, la última palabra será la de la ciencia.

16 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo