• MundoNews

El gen argentino del periodista español que se hizo historia

David Beriain fue asesinado por terroristas en Burkina Faso, junto al camarógrafo Roberto Fraile, mientras filmaba un documental sobre la caza ilegal. El corresponsal de guerra había empezado en el oficio siendo pasante en el diario "El Liberal" de Santiago del Estero, donde llegó con tan sólo 22 años. Tuvo que dejar el país por las amenazas del gobierno de Carlos Juárez. El recuerdo de los compañeros que compartieron esos momentos con el reportero que se convirtió en un ícono de la prensa mundial. Su vida desconocida en aquella Argentina.


Por Gabriel Michi


David Beriain, en sus inicios en Santiago del Estero. Y, luego, convertido en un ícono de los corresponsales de guerra.

A 10.000 kilómetros de distancia. Desde una tierra desconocida, respondieron con una carta muy esperada. Una de las tantas enviadas a distintos medios por David Beriain, había surtido efecto y tenía su correspondencia. Trascurría el año 1998, y con apenas 21 años, necesitaba realizar una pasantía en algún medio del Mundo, como requisito para terminar sus estudios de Periodismo en la prestigiosa Universidad de Navarra. Allí había conocido a Julio César Castiglione, hijo de Antonio, director del diario "El Liberal" de Santiago del Estero. Y, de esa manera, llegó la oportunidad. David desembarcó finalmente en la provincia norteña argentina. Era un joven inquieto, con muchas ganas de poder despuntar el periodismo de investigación. Aún en esa tierra enigmática y desconocida. Y así lo hizo.


Años después Beriain (43) se convertiría en un ícono del periodismo español más comprometido y también en un ejemplo admirado por colegas de todo el Mundo. Sus documentales y series, sus coberturas en medio de los peores conflictos bélicos, sus incursiones en el corazón de las organizaciones más peligrosas del Planeta (Cartel de Sinaloa, la mafia italiana, FARC, entre otras), sus producciones mostrando el padecimiento de los más vulnerables (como por ejemplo los migrantes y refugiados) lo convirtieron en un faro para aquellos periodistas que se apasionan hasta los huesos con el oficio. Y había construido una excelente dupla con el camarógrafo Roberto Fraile (47), con quien llegaron hace unas semanas a Burkina Faso, un pequeño país de África, para retratar la caza ilegal en sus parques nacionales. Allí, lamentablemente, ambos encontraron la muerte, junto con el irlandés Rory Young, de la ONG Chengeta Wildlife Foundation, tras ser emboscados por un grupo terrorista -presumiblemente de El Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (JNIM), la rama local de Al Qaeda- en la zona de Pama, al sureste de Burkina Faso.


Pese a que iban acompañados por una brigada anti-cazadores furtivos de más de 30 hombres, eso no alcanzó para frenar la embestida del grupo terrorista que los superó en número y violencia. Camionetas con ametralladoras y decenas de motos los asediaron con el objetivo de dividir al contingente y así poder llevarse el botín que más les interesaba: las armas de la brigada. Los periodistas debieron soportar un fuego cruzado por más de tres horas, hasta quedar separados de los uniformados armados, y escapar por un bosque donde fueron atrapados y posteriormente fusilados (con disparos en el pecho) por los yihadistas. Fue en la noche del 27 de abril de 2021. A partir de allí, la conmoción sería mundial.


Los féretros de David Beriain, Roberto Fraile y el irlandés Rory Young, recibidos con todos los honores en España.

Desde todo el arco político español, cualquiera sea la posición ideológica, se despidió con merecidos honores a los periodistas. Todos resaltaron la calidad y el valor informativo del trabajo que caracterizó a Beri