• MundoNews

El nuevo Síndrome de Estocolmo

Actualizado: 8 de jun de 2020

En Suecia se "enamoraron" de la idea de no declarar la cuarentena y pretender una "vida normal". Hoy está pagando las consecuencias con la multiplicación de casos y de muertos por Coronavirus. Las autoridades sanitarias dicen que hoy harían otra cosa. Pero parece tarde. Cómo fueron las reglas en el país nórdico que, con un 20% de la población que tiene la Argentina, hasta ahora acumula el doble de infectados y seis veces la cantidad de decesos.


Por Gabriel Michi



La gente en Suecia siguió haciendo una vida relativamente "normal". Hoy hay muchos infectados y muertos.


Fue tomado como el modelo por muchos: En particular por quienes argumentaron en contra de las cuarentenas estrictas. Y hoy, con los resultados a la vista, el famoso "modelo sueco" para enfrentar la Pandemia de Coronavirus parece hacerse añicos. Los propios inspiradores de la idea de que se podía enfrentar al COVID 19 sin la necesidad del "aislamiento social", hoy están arrepentidos. Y plantean que se equivocaron y que de poder volver atrás el tiempo, lo harían de una forma muy diferente. Es decir, con mayores restricciones para circular y dejar de pretender hacer una vida cuasi normal cuando el contexto dista mucho de serlo. Suecia parece padecer el "Síndrome de Estocolmo", justamente el país cuya capital bautiza a ese paradójico "enamoramiento" o empatía que, en situaciones traumáticas, unen en forma enfermiza -y hasta a veces con un amor incondicional- a víctima con victimario.


En este caso Suecia se "enamoró" de una forma de enfrentar al Coronavirus que terminó empujando al país a una enorme cantidad de contagios y de muertes. Mucho más alta que el resto de sus vecinos nórdicos que eligieron el camino de una cuarentena mucho más dura. Ese fue el nuevo "Síndrome de Estocolmo". El de una Suecia que se abrazó a un modelo aperturista que resultó ser un enemigo potente, destructivo y asesino.


Todo eso quedó reflejado en los últimos días en las palabras de Anders Tegnell, el principal epidemiólogo de la Agencia de Salud Pública de Suecia. Él encabezó el equipo de especialistas que, en su momento, aconsejó no imponer una cuarentena estricta con el objetivo de que los ciudadanos de ese país pudieran seguir con una vida "lo más normal posible". Pero ahora, su mirada es totalmente diferente y se arrepiente de no haber tomado medidas más estrictas. Para matizar el cambio de posición Tegnell señaló: "Si nos volviéramos a encontrar con la misma enfermedad, sabiendo precisamente lo que sabemos hoy en día sobre ella, creo que nos conformaríamos con hacer algo entre lo que hizo Suecia y lo que ha hecho el resto del mundo". Pero fue muy criticado por cómo ese país trató (o destrató) el tema de los adultos mayores.




Anders Tegnell, epidemiólogo en jefe de Suecia, reconoció que hubo demasiados muertos y que hoy harían otra cosa.



En Suecia se apeló al cuestionado "modelo del rebaño", es decir, que cuanto más gente se contagie resultará más fácil generar los anticuerpos contra el Coronavirus. Algo que en su momento defendió el primer ministro británico Boris Johnson y que luego tuvo que abandonar por la explosión de infectados (incluso él mismo) y muertos que sufrió su país.