• MundoNews

La sangre maldita

Actualizado: abr 2

Federico "Freddie" Klein, un ex funcionario de Trump que participó de la violenta toma del Capitolio el 6 de enero, tuvo un vínculo muy directo con la siniestra dictadura argentina. Es sobrino de un altísimo miembro del Ministerio de Economía de Martínez de Hoz y en más de una ocasión defendió al Golpe de Estado de 1976. Una historia de herencia familiar golpista.


Por Gabriel Michi





Será una cuestión de sangre. O de herencia maldita. O de familias que transmiten sus genes. O que forman a los suyos con disvalores funcionales. Pero pareciera que, en algunos casos, aquellos que vieron sus manos manchadas con sangre proyectan esas costumbres a sus herederos. Y hay una historia que parece confilrmarlo. Hace un tiempo, en Estados Unidos detuvieron a Federico "Freddie" Klein, un ex funcionario de Donald Trump, que participó de la toma violenta del Capitolio el pasado 6 de enero. Ese intento de Golpe de Estado que por primera vez jaqueó a los EEUU (para evitar que se allane el camino hacia la asunción del presidente electo Joe Biden) rememoró en la vida de Klein lo que sus antepasados argentinos habían protagonizado. "Freddie" es sobrino de Guillermo Walter Klein Jr., un alto funcionario del Ministerio de Economía conducido por José Alfredo Martínez de Hoz durante la Junta Militar argentina, la que provocó un endeudamiento histórico y 30.000 desaparecidos, entre otros infinitos males.


Y, si fuera poco, el propio funcionario político del Departamento de Estado nombrado por Trump en más de una ocasión defendió abiertamente las atrocidades cometidas tras ese Golpe de Estado que sumergió a la Argentina en la noche más negra de su historia, de cuya instauración se cumplen 45 años.


Sus propios colegas quedaron estupefactos cuando "Freddie" Klein lanzaba sus elogios. “Sentía un gran afecto por la Junta argentina. Su padre es argentino, y expresaba cierta frustración por cómo la historia recuerda esa brutal dictadura”, le contó a VICE News un exfuncionario del Departamento de Estado.



Federico "Freddie" Klein fue uno de los líderes más violentos en la toma del Capitolio de EEUU, el pasado 6 de enero.


Robert "Bob" Cox, el valiente periodista norteamericano que en aquellos años de plomo denunciaba en el Buenos Aires Herald la masacre cometida por los militares no se sorprendió cuando conoció esta noticia. "Bob" conoció tanto a Guillermo Walter como a Federico Klein, el padre de Freddie, pero no al protagonista de la toma del Capitolio, quien nació en EE.UU. en 1978, es decir, dos años después del Golpe de Estado en la Argentina. “Existe una conexión en la creencia de que se usa la fuerza militar, si se puede. Es algo hereditario. No me sorprende nada”, aseguró Cox.



Hoy Freddie Klein