• MundoNews

COVID 19: Rápido y furioso

Actualizado: abr 27


La aceleración de la propagación del Coronavirus es lo que más preocupa. Mientras que pasaron 139 días desde el primer contagiado al millón de infectados, sólo se necesitaron 12 días para que ese número se duplique y se llegue a los dos millones. Y del primer muerto al número 100.000 trascurrieron 92 días, pero esa cifra se multiplicó por dos en apenas 15 días, alcanzando los 200.000 decesos. Pese a todo, pareciera que una luz de esperanza se enciende al final de camino. ¿Cómo es el caso de la Argentina y el diagnóstico hasta hoy?



Por Gabriel Michi




Es como un bólido que empieza a determinada velocidad, y después se acelera de manera descomunal. Desproporcionada. De eso se trata el COVID 19. De un virus que se fue propagando a determinada potencia, pero a medida que pasaban los días, su alcance creció de manera exponencial.


Para graficarlo con datos concretos. Como hemos contado en MundoNews en la nota “Los Caso Cero por continente”, si bien aún existen algunas dudas, el primer registro de un paciente con Coronavirus COVID 19 se habría dado el 17 de noviembre de 2019 en Wuhan, China. Para finales de ese año, es decir, unos 45 días después ya habría 266 contagiados.

La primera muerte en todo el mundo se reportó el 9 de enero de 2020. Se trató de un hombre de 61 años, con problemas respiratorios preexistentes, y que había estado en el mercado de animales exóticos de Wuhan. Pasarían 8 días (hasta el 17 de enero) para que el gigante asiático anuncie la segunda muerte por COVID 19. Y tres día después, la tercera víctima fatal. El aceleramiento de casos mortales ya había comenzado…

Cuatro días más tarde de aquel primer deceso, el 13 de enero, se informa sobre el primer caso de Coronavirus fuera de China: fue en Tailandia y se trató de un ciudadano chino que tuvo fiebre al llegar al aeropuerto de Suvarnabhumi el 8 de enero. Y fue trasladado a un hospital local.

En tanto, la primera muerte fuera de China ocurrió el 2 de febrero de 2020 en Filipinas. Se trató de un hombre que había viajado desde Wuhan.

Ahora bien, si se tiene en cuenta el tiempo que pasó entre aquellos primeros casos de Coronavirus detectados y el momento en que en el Mundo se traspasó la barrera del millón de infectados y se lo compara con el tiempo que transcurrió entre el millón y los dos millones de contagios, ahí es donde suena con más fuerza la luz de alerta: mientras que para llegar de un caso al millón de infectados pasaron 139 días (más de cuatro meses), para pasar del millón a los dos millones de personas afectadas sólo transcurrieron 12 días. Si, 137 días contra 12. Para la misma cantidad de seres humanos. El primer caso ocurrió el 17 de noviembre, el millón llegó el 2 de abril y los 2 millones el 14 de abril.

Una “buena” noticia, dentro de este tan oscuro panorama, es que ahora transcurrieron 13 días para pasar de los 2 millones a los 3 millones (del 14 al 27 de abril), algo que podría llegar a mostrar cierto desaceleramiento en la cantidad de nuevos casos. O, que por lo menos que prácticamente al mismo ritmo y no se duplicaron como había ocurrido en el período anterior. Podría ser una señal alentadora a futuro.




Así como la primera muerte por Coronavirus había ocurrido el 9 de enero en Wuhan, un mes después –el 9 de febrero- se cruzó la línea de los 1.000 casos. Y el 18 de febrero, es decir 9 días más tarde, esa cifra ya se había duplicado, llegando a los 2.000 muertos en todo el mundo. O sea que para llegar a los mil casos fatales pasaron 31 días desde el primer deceso y para pasar de los 1.000 a los 2.000 tan sólo 9 jornadas.

Treinta días después, el 19 de marzo, ya se superó la barrera de los 10.000 casos. Y, el 2 de abril, habiendo pasado tan solo 14 días esa cifra se multiplicó por cinco y superó las 50.000 muertes.

Y si de aceleramiento hablamos, apenas 8 días después, el 10 de abril esa cantidad de fallecidos se multiplicó por dos, superando la barrera de los 100.000.

Hoy, 15 días después el Mundo acaba de trasvasar la frontera de los 200.000 muertos. Es decir que, mientras debieron transcurrir 92 días (desde el 9 de enero hasta el 10 de abril) de aquel primer fallecido a los 100.000, bastaron tan sólo 15 días para duplicar ese número y llegar a los 200.000. Esa aceleración es lo que más preocupa al Mundo. De cómo ese virus se muestra rápido y furioso.








EL CASO ARGENTINO


En la República Argentina el primer caso de contagio de Coronavirus se conoció el 3 de marzo. Se trató de un argentino de 43 años que había llegado de Europa unos días antes. Cuatro días después llegaría la primera muerte: otro argentino, de 61 años, quien también había regresado del Viejo Continente y que arrastraba una serie de enfermedades preexistentes.


Desde el primer contagio al número 1.000 pasaron 27 días. Ocurrió el 30 de marzo, el día que se atravesó esa barrera. Esa cifra se duplicó 12 días después, el 11 de abril, cuando se llegó a los 2.000 casos. Habían pasado 49 días desde aquel primer positivo. Por su parte, de los 2.000 a los 3.000 infectados se tardó 9 días. Fue el 20 de abril, cuando habían transcurrido 48 días del hallazgo del primer contagiado..


Es decir, Argentina también vive cierta aceleración en el número de casos, pero no tiene ningún punto de comparación -al menos hasta el momento- con lo que ocurrió a nivel mundial. De hecho, el propio Presidente Alberto Fernández comentó -en la conferencia de prensa donde anunció la segunda prórroga de la cuarentena hasta el 26 de abril- que se había logrado relantizar el tiempo de duplicación de casos de los tres hasta los 10 días. Hoy en realidad esa tasa de multiplicación por dos de la cifra de infectados se ha extendido aún más: de 12 días (cuando se pasó de los 1.000 a los 2.000) es posible que ahora se extienda a 16 días, aproximadamente.


En cuanto a las personas fallecidas, y recordando que el primer deceso ocurrió el 7 de marzo, debió pasar un mes para llegar a los 50 muertos. Esa barrera se cruzó el 6 de abril, o sea, 30 días más tarde. De los 50 a los 100 casos fatales trascurrieron 8 días (a 38 días de la primera defunción), cuando el almanaque marcaba el 14 de abril. Y, finalmente, la transición de los 100 a los 150 muertos tardó 7 días. Eso ocurrió el 21 de abril, 49 días después de que aquel primer deceso en el Hospital Argerich.


O sea que también en materia de fallecimientos Argentina vio acelerarse su curva de crecimiento, pero a un ritmo menor que en el Mundo. La tasa de duplicación de muertes se ubicó en la primera quincena de abril en los 8 días, pero es posible que esa multiplicación por dos se extienda hacia finales de la segunda quincena y que esos 100 fallecidos que había el 14 de abril, se dupliquen recién a fin de mes (15 días), cuando se podrían alcanzar los 200.










Suscripción al Newsletter

  • Instagram
  • Icono social Twitter
  • Facebook icono social
  • YouTube