• MundoNews

Los cuatro jinetes del Apocalipsis

Actualizado: 30 de may de 2020

Cuáles son los sectores que hoy están en mayor peligro por el avance del Coronavirus en la Argentina. La vulnerabilidad y mayor exposición los sitúan en la primera línea del COVID 19. Hoy ese cuarteto representan el 35% del total de infectados del país. Una bomba de tiempo.



Por Gabriel Michi


os sectores más expuestos al COVID 19 son: villas de emergencia, los "sin techo", geriátricos y personal de salud.


Cabalgan sobre situaciones que los exponen más que a nadie. El peligro ante el COVID 19 los tiene entre sus víctimas predilectas. Sus contextos los empujan hacia ese abismo indescifrable que emergió con la peor Pandemia de los últimos años. Y, en la Argentina, son los cuatro jinetes del Apocalipsis. Y esto no es porque ellos hayan venido a anunciar las malas nuevas. Ni por sus presagios y castigos más dolorosos. Sino porque ellos son los destinatarios involuntarios de esa amenaza.


En medio del incremento de casos de COVID 19 en la Argentina, hay algunos grupos que aparecen como los más amenazados y, de hecho, los infectados crecen entre sus poblaciones, mucho más que en otros segmentos. Sin desconocer que las personas de la tercera edad y aquellas con patologías previas son las mayores víctimas letales del Coronavirus, hay sectores de la sociedad que, por su estado de vulnerabilidad o su exposición permanente frente a esta peste, surgen como los más proclives a contagiarse. Ellos son las personas que viven en villas de emergencia, los "sin techo", los ancianos que están hospedados en geriátricos y el personal sanitario. La multiplicación de casos en esos grupos es la fiel demostración de este peligro. Una verdadera bomba de tiempo que ya comenzó a detonar en la Argentina.



Grupo 1: Habitantes de villas de emergencias y asentamientos


El primer caso positivo de una persona con Coronavirus en una villa de emergencia se conoció el 21 de abril. Se trató de una mujer de 40 años, residente de la Villa 31 de Retiro, en la Capital Federal. A partir de allí se encendieron todas las luces de alarma porque se sabía que si el virus había llegado a ese hábitat tan precario donde lo único que abundan son las necesidades y la vulnerabilidades, con un hacinamiento sin igual y las peores condiciones en las vidas cotidianas de quienes sobreviven en esos territorios, la cosa no tardaría en pasar a mayores. Y el hilo de pólvora se comenzaría a consumir a una velocidad vertiginosa. Y peligrosa. Y eso fue lo que ocurrió.


Apenas tres semanas después, sólo en este barrio y el vecino (la Villa 31 bis) ya había más de 660 infectados. Y, en la 1-11-14 (ubicada en Bajo Flores, prácticamente en el otro extremo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires), los casos superaban los 220. Ese casi millar de pacientes se contagiaron en ese corto lapso de tiempo e hicieron que la Capital Federal tenga un tercio de sus pacientes por COVID 19 viviendo en esos asentamientos precarios.



En la "Barrio 31" de Retiro apareció el primer caso en una villa porteña. Hoy se propagó también por otros lugares.