• MundoNews

Rusia: Muchas vacunas, poco interés y la "necesidad" del anzuelo para seducir

Así como lo hacen en EEUU, el gobierno de la ciudad de Moscú decidió sortear 5 vehículos por semana por la baja cantidad de personas que se están inoculando. En tanto, el gobierno regional también regalará un departamento para convencer a los indiferentes. Pese a ser uno de los principales fabricantes de la medicina anti-COVID 19, sólo el 12,7% se aplicó una dosis.


Por Gabriel Michi





Mientras en el Mundo hay una desesperación gigantesca frente a la escasez de vacunas contra el Coronavirus, en las grandes potencias no logran el objetivo de inocular a toda su población, pese a tener las dosis para hacerlo. En la nota publicada hace unos días en MundoNews "Los insólitos señuelos en EEUU para que la gente se vacune", se contó cómo en el país gobernado por Joe Biden, distintas administraciones locales tuvieron que recurrir a todo tipo de anzuelos para intentar vencer el amesetamiento que se vive desde hace unas semanas en la campaña de aplicación de dosis: desde premios de 1 millón de dólares, cervezas y hasta marihuana. Todo sea para que la gente se decida a concurrir a los vacunatorios. Ahora es otra potencia la que enfrenta el desinterés de los ciudadanos por vacunarse. Ni más ni menos que Rusia. Y, como en EEUU, administraciones locales (a nivel municipal o regional) también se aventuran a intentar conquistar esas voluntades díscolas a los pinchazos anti-COVID 19. Lo hacen a través de increíbles premios, como vehículos y hasta propiedades.


En la ciudad capital del país, Moscú, el alcalde Serguei Sobianin, fue el que lanzó la propuesta y la puso en marcha: cada semana el Municipio sorteará cinco vehículos cero kilómetro (de un valor de un millón de rublos, unos 14.000 dólares) para que la gente se vacune. La iniciativa se basa no sólo en el bajo interés que los moscovitas vienen demostrando a la hora de inocularse sino también en el creciente incremento de contagiados por COVID 19. De hecho, la situación obligó a que el alcalde Sobianin tuviera que decretar una semana de vacaciones del 12 al 20 de junio para frenar la propagación del virus en Moscú. Vale decir que esta ciudad capital, de 12,5 millones de habitantes, lidera la aceleración de los nuevos contagios en toda Rusia. Pese a tener el 8,5% de los 145 millones de habitantes que hay en todo el territorio ruso, el Distrito Federal hoy tiene la mitad de los contagios del país.


"Del 14 de junio al 11 de julio, los ciudadanos que reciban su primera inyección de la vacuna contra la Covid-19 podrán participar en un sorteo para ganar un coche", declaró el alcalde en un comunicado difundido en su página web. Pero aclaró Sobianin: "Por supuesto, el principal beneficio de los que se vacunen no es comparable a ningún coche. Es su propia salud y equilibrio mental".


Pero no sólo la ciudad capital rusa recurrió a costosos señuelos para empujar a las personas mayores de 18 años a vacunarse. La región de Moscú fue un poco más allá: las autoridades anunciaron que pondrán en marcha una lotería para ganar un departamento, en la que podrán participar los vacunados con una primera dosis entre el 15 y el 25 de junio. La propiedad tendrá tres habitaciones, unos 75 metros cuadrados y estará ubicada en la ciudad de Sérpujov.





Muchos casos, baja vacunación


Desde el inicio de la Pandemia, Rusia acumula más de 5,2 millones de contagios y 126.430 muertes por COVID 19. El país de mayor territorio en el Mundo es el noveno en cantidad de población (como se dijo, 145 millones de habitantes) pero es el sexto en contagios (después de EE.UU., India, Brasil, Francia y Turquía) y el octavo con más fallecidos (precedido por EE.UU., Brasil, India, México, Perú, Reino Unido e Italia).


Y es uno de los grandes productores de vacunas contra el Coronavirus. De hecho tiene cuatro: Sputnik V (y su versión Light de una dosis), EpiVacCorona y CoviVac. Y fue el primer país en vacunar a la población general: fue el sábado 5 de diciembre de 2020, tres días antes incluso que el difundido caso de Margaret Keenan, la jubilada que inauguró la inoculación en el Reino Unido, y, con ello, en Occidente. Pero el país gobernado por Vladimir Putin comenzó antes.


Sin embargo, habiendo transcurrido más de medio año de aquel inicio, sólo el 12,7% de la población se ha vacunado. Poco más de 14 millones de personas recibieron una dosis y los que tienen el esquema vacunatorio completo apenas superan los 4 millones.



Frente a semejante desinterés -ya que las vacunas las tienen- son mucha las preguntas que surjen. Y las respuestas suelen ser contradictorias. Muchos señalan que históricamente los rusos han sido esquivos a las vacunas. Y argumentan que incluso cuando se lanzó la vacunación en la Federación Rusa, en un contexto mucho peor que el actual, los especialistas pronosticaban que iba a ser difícil que se alcance convencer a la mitad de los ciudadanos para que se inoculen. Sin embargo, en un escenario como es que se vive hoy en día y con el conocimiento de la efectividad de estos medicamentos -en especial la Sputnik V- llama la atención que apenas poco más de uno cada 10 rusos se haya vacunado. Y ahí aparecen, casi desesperadamente -y como contracara de lo que ocurre en el resto del Mundo- estos intentos de las autoridades para seducir a los díscolos con incentivos a través de costosos premios. Cuando el verdadero premio, en este caso, no es otra cosa que preservar la salud. Y la propia vida.


12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo